Nueva forma de prevenir y tratar la infección por Chlamydia sin antibióticos (Sci Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Waterloo (Canadá) han desarrollado una nueva forma de prevenir y tratar la infección por Chlamydia, la infección bacteriana de transmisión sexual más común en el mundo. Según publican en Scientific Reports, el nuevo tratamiento difiere del antibiótico tradicional, ya que es un tipo de terapia génica que se administra a través de nanotecnología y muestra una tasa de éxito del 65% en la prevención con solo una dosis.

"A medida que la resistencia a los antibióticos continúa desarrollándose, las personas pueden experimentar infecciones por Chlamydia que no pueden ser tratadas por medios convencionales, lo que está causando crecientes problemas de salud pública. Si no se trata o si el tratamiento dura un período de tiempo prolongado, puede causar infertilidad y otros problemas reproductivos, por lo que es importante encontrar nuevas formas de tratar esta infección común", justifica uno de los autores de la investigación, Emmanuel Ho.

El nuevo tratamiento apunta a la infección por Chlamydia al evitar que la mayoría de las bacterias entren en las células del tracto genital y destruyan cualquier bacteria que pueda penetrar en la pared celular. El equipo pudo lograr esto utilizando un pequeño ácido ribonucleico interferente (ARNip) para atacar un gen específico llamado PDGFR-beta en el tracto reproductivo femenino, que crea una proteína que se une a la bacteria.

"Al apuntar a PDGFR-beta, podemos detener la creación de la proteína que Chlamydia usará para ingresar a las células de la piel del tracto genital. Como resultado, una infección tiene menos objetivos a los que agarrarse y es menos probable que ocurra", asegura el investigador.

Si Chlamydia puede unirse a las células e ingresar a ellas, el tratamiento con nanomedicina está diseñado para activar la autofagia, un proceso celular en el que las células de la piel infectadas pueden formar una burbuja alrededor de esa bacteria y destruirla.

Por sí solo, el ARNip no puede ingresar a las células de la piel para reducir la expresión de PDGFR-beta y evitar la unión de la Chlamydia. La nueva terapia génica utiliza una nanopartícula única que permite que ARNip ingrese a las células, reduzca la capacidad de Chlamydia para unirse y destruir las bacterias invasoras y evitar que la enfermedad se propague.