Nueva diana terapéutica contra el cáncer colorrectal (J Cell Biol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Toronto (Canadá) han identificado una proteína clave que favorece el crecimiento de muchos cánceres colorrectales y que puede constituir una nueva diana para su tratamiento.

El estudio, que se publica en el Journal of Cell Biology, revela que una proteína llamada importina-11 transporta la proteína betacatenina que causa cáncer al núcleo de las células de cáncer de colon, donde puede impulsar la proliferación celular.

La inhibición de este paso de transporte podría bloquear el crecimiento de la mayoría de los cánceres colorrectales causados por niveles elevados de betacatenina.

Alrededor del 80% de los cánceres colorrectales están asociados con mutaciones en un gen llamado APC que resultan en niveles elevados de la proteína betacatenina. Este aumento en betacatenina es seguido por la acumulación de proteínas en el núcleo celular, donde puede activar numerosos genes que impulsan la proliferación celular y promueven el crecimiento y mantenimiento de tumores colorrectales.

Pero la forma en que la betacatenina entra en el núcleo celular después de que sus niveles aumentan es poco conocida. "Debido a que los mecanismos moleculares subyacentes al transporte nuclear de betacatenina siguen sin estar claros. Nos propusimos identificar los genes necesarios para la actividad continua de betacatenina en las células de cáncer colorrectal que albergan mutaciones APC", explica Stephane Angers.

Utilizando la tecnología CRISPR de edición del ADN, Angers y colegas desarrollaron una nueva técnica que les permitió detectar en el genoma humano los genes que respaldan la actividad de betacatenina en las células de cáncer colorrectal después de que sus niveles se hayan elevado por mutaciones en APC.

Uno de los principales genes que identificaron fue IPO11, que codifica una proteína llamada importina-11 que se sabe que está involucrada en la importación nuclear.

Los investigadores encontraron que la importina-11 se une a la betacatenina y la escolta hasta el núcleo de las células de cáncer colorrectal con mutaciones en APC. La eliminación de la importina -11 de estas células impidió que la betacatenina ingrese al núcleo y active sus genes diana.

Los investigadores descubrieron que los niveles de importina-11 a menudo están elevados en los cánceres colorrectales humanos. Además, la eliminación de Importin-11 inhibió el crecimiento de tumores formados por células cancerosas mutantes de APC aisladas de pacientes.

"Concluimos que la importina-11 es necesario para el crecimiento de las células de cáncer colorrectal", apunta Angers. Aprender más sobre cómo la importina-11 transporta betacatenina hasta el núcleo puede ayudar a los investigadores a desarrollar nuevas terapias que bloqueen este proceso y reduzcan el crecimiento de los cánceres colorrectales causados por mutaciones en APC.