NKF 2019—Los inhibidores de la bomba de protones, innecesarios y arriesgados, se usan en un cuarto de los pacientes con enfermedad renal crónica


  • Richard Robinson
  • Conference Reports
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Un cuarto de los pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) recibe inhibidores de la bomba de protones (IBP) sin presentar una indicación aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Por qué es importante

  • Los IBP aumentan el riesgo de lesión renal aguda, aparición de ERC y progresión a una enfermedad renal en estadio terminal.
  • La reducción en el uso innecesario en pacientes con ERC ofrece la posibilidad de mejorar la salud y reducir los costes.

Diseño del estudio

  • Se trata de una revisión retrospectiva de historias clínicas en un consultorio de nefrología ambulatorio de Asuntos de los Veteranos.
  • Se incluyó a pacientes con una tasa de filtración glomerular estimada de 2.
  • Se caracterizó a los pacientes por presencia o ausencia de una indicación aprobada para el uso de IBP conforme a las directrices de la FDA y del Colegio Estadounidense de Gastroenterología.

Resultados clave

  • De 91 pacientes con ERC, 22 presentaban indicación de IBP, de los cuales 13 estaban usando uno.
  • De los 69 pacientes sin indicación, 24 (35 % o el 26 % de la población total) estaban usando un IBP.
  • No hubo ninguna diferencia en la duración del uso para los pacientes con o sin indicación (331 días frente a 319 días, p = 0,80).

Limitaciones

  • Estudio retrospectivo en un único centro.