NKF 2019—El patirómero permite a los pacientes con enfermedad renal crónica continuar usando espironolactona


  • Richard Robinson
  • Conference Reports
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Los pacientes con hipertensión resistente al tratamiento y enfermedad renal crónica (ERC) avanzada pueden continuar usando espironolactona con menor riesgo de elevación del potasio.

Por qué es importante

  • En los casos de ERC es frecuente la hipertensión resistente al tratamiento, pero la ERC es un factor de riesgo de hiperpotasemia cuando se usa tratamiento con espironolactona.
  • El patirómero está indicado para el tratamiento de la hiperpotasemia.

Diseño del estudio

  • Se trata de un ensayo aleatorizado, internacional, multicéntrico de 12 semanas en el que se comparó el tratamiento con espironolactona + placebo frente a espironolactona + patirómero (n = 295).
  • Los pacientes presentaban:
    • hipertensión incontrolada mientras tomaban al menos 3 medicamentos antihipertensores;
    • tasa de filtración glomerular estimada de 25-45 ml/minuto/1,73 m2 (ERC avanzada).
  • El criterio de valoración principal fue: la diferencia entre los grupos en la proporción de pacientes que continuaban usando espironolactona en la semana 12.
  • Financiación: Relypsa.

Resultados clave

  • A las 12 semanas, el 86 % de los pacientes que usaban patirómero frente al 66 % de los pacientes que tomaban placebo continuaba usando espironolactona (diferencia de los mínimos cuadrados [MC] entre los grupos: 20 %; IC del 95 %: 10 %-29 %; p 
  • El resultado fue favorable al patirómero en:
    • tiempo transcurrido hasta la interrupción del tratamiento con espironolactona (p = 0,0001);
    • tiempo transcurrido hasta una concentración sérica de K+ ≥5,5 mEq/l (p ≤0,0001);
    • dosis acumulada de espironolactona (media de la diferencia de los MC entre los grupos: 385 mg; IC del 95 %: 140-629; p = 0,0021).
  • No se produjeron diferencias en el control de la tensión arterial entre los grupos.
  • No se produjo ningún acontecimiento adverso grave atribuido al tratamiento.