Niveles elevados de troponina después de practicar ejercicio predicen el riesgo de eventos cardiovasculares a largo plazo (Circulation)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de Centro Médico de la Universidad Radboud (Países Bajos) y la Universidad John Moores (Reino Unido) han identificado que el ejercicio prolongado o intenso puede conducir a un aumento de la troponina reguladora, cuya concentración en sangre se puede usar para diagnosticar un infarto de miocardio

Dado que las implicaciones del aumento de los niveles de troponina después del ejercicio no se habían investigado sistemáticamente hasta ahora, los científicos decidieron investigar la relevancia de este aumento de su concentración después del ejercicio. Para ello, tomaron muestras de sangre de 725 individuos antes y después de un ejercicio prolongado de caminata. Posteriormente, el equipo de investigación contactó a los individuos anualmente para determinar su salud cardiovascular y su estado de supervivencia.

"Después de diez años de investigación, finalmente podemos responder a esta importante pregunta", afirma el investigador Thijs Eijsvogels, coautor del trabajo, publicado en Circulation.

De los participantes que tenían una alta concentración de troponina después de caminar, el 27% desarrolló enfermedad cardiovascular grave o murió durante el seguimiento, mientras que este fue el caso de solo el 7% en el grupo de participantes con una concentración baja de troponina después de caminar. "Este estudio muestra por primera vez que un aumento de troponina relacionado con el ejercicio es clínicamente relevante", ha añadido.

Vincent Aengevaeren enfatiza que estos hallazgos no son necesariamente malas noticias para las personas que hacen ejercicio regularmente, sino que pueden considerar el ejercicio como una "prueba de esfuerzo para el corazón", y las personas con una alta concentración de troponina "pueden estar sufriendo de una enfermedad cardiovascular subclínica que tiene aún no se ha diagnosticado. Por lo tanto, los hallazgos pueden contribuir a la identificación temprana de individuos susceptibles en el futuro, de modo que se pueda comenzar el tratamiento apropiado", explica.

Eijsvogels también ha advertido contra la interpretación errónea de los resultados: "Simplemente no es el caso que el ejercicio sea perjudicial para el corazón. Las personas que hacen ejercicio regularmente viven de 3 a 6 años más que las que no lo hacen, por lo que hacer ejercicio suficiente sigue siendo importante para todos".