Nanopartículas encapsuladas para el tratamiento de la tuberculosis (Nanomedicine)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un grupo colaborativo de investigadores españoles ha desarrollado nanopartículas encapsuladas a modo de muñecas rusas para el tratamiento de la tuberculosis, un enfoque que por el momento han demostrado mayor efectividad frente al antibiótico libre en ensayos in vitro y que en un futuro se podría administrar oralmente, de una forma no invasiva y bien aceptada por el paciente.

La investigación, que ha sido llevada a cabo por personal del CIBER en la Universidad de Zaragoza, y en el Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol, ha sido publicada en Nanomedicine.

Concretamente, han demostrado la superior efectividad in vitro tras el uso de nanopartículas de ácido poliláctico-co-glicólico (PLGA) cargadas de rifampicina (uno de los fármacos que se usan en combinación para el tratamiento de la tuberculosis), comparado con el efecto del antibiótico libre.

Los investigadores han encapsulado la rifampicina en nanopartículas, que a su vez han sido encapsuladas en macropartículas resistentes al pH ácido del estómago. De esta forma, las micropartículas se podrían administrar de forma oral, una forma no invasiva y bien aceptada por el paciente, resistir la degradación gástrica y alcanzar el intestino.

Allí se liberarían las nanopartículas de PLGA cargadas del fármaco antituberculoso y cruzarían la pared intestinal para poder alcanzar la circulación sistémica y potencialmente los macrófagos alveolares infectados por el patógeno intracelular, colocalizando las nanopartículas cargadas de antibiótico con el agente patógeno. Hoy en día la rifampicina se suministra por vía oral, sin embargo es bien conocido que hasta un 26% de la dosis suministrada es degradada en el estómago.

Estas nanopartículas fueron capaces de migrar por una membrana epitelial in vitro que mimetiza la pared intestinal y así poder cumplir con su función de transporte y liberación controlada del fármaco encapsulado, que de esta manera evita el contacto con enzimas digestivas y con el bajo pH. "Este estudio sentará las bases para futuras investigaciones basadas en nanopartículas, orientadas a la evaluación in vivo de esas nanopartículas con antibióticos en ratones infectados con tuberculosis", explica el investigador del CIBERES José Domínguez.

 

https://www.futuremedicine.com/doi/abs/10.2217/nnm-2018-0258?journalCode=nnm