Nace el primer niño del mundo fruto de un útero trasplantado entre dos hermanas gemelas


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El primer niño del mundo fruto de un útero trasplantado entre dos hermanas gemelas ha nacido en el Hospital Santa Orsola de Bolonia, Italia, encontrándose tanto la madre como el niño en perfecto estado de salud.

El alumbramiento, que fue por cesárea, supone el final de un caso que arrancó hace más de un año y en el que ha intervenido un equipo médico internacional dirigido por el ginecólogo sueco Mats Brännström. De hecho, es autor del primer trasplante de útero realizado en el mundo, que tuvo lugar en Suecia en el año 2014 y, desde entonces, ha realizado con éxito otros ocho más.

El trasplante también es pionero en lo que al tratamiento se refiere, ya que es el primero que se realiza sin medicación a base de inmunosupresores gracias a la perfecta compatibilidad genética entre donante y receptora, dos hermanas gemelas de origen serbio que viven en Italia.

"Este tipo de trasplante ofrece una esperanza enorme a aquellas mujeres que no pueden ser madres porque han nacido sin útero, porque tienen una malformación o porque han sufrido la extirpación del útero a causa de un cáncer", declaró la directora científica del grupo Eugin, Rita Vassena.

La receptora del trasplante nació sin útero a causa de una malformación congénita, si bien, gracias a la generosidad de su hermana, ha podido ser madre. En todo el mundo, se han realizado por ahora 40 intentos de trasplante uterino, lo que ha dado lugar a 11 nacimientos vivos. En España, este tipo de intervención no ha sido autorizada aún por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).

El equipo dirigido por Brännström llevó a cabo el trasplante en marzo de 2017 en el Hospital de la Universidad de Niños en Belgrado, Serbia, dirigido por Zoran Radojicic.

El explante uterino duró 10 horas, el procedimiento de implante 5 horas, y ambas pacientes se recuperaron de manera excelente después de la cirugía. Tras confirmarse el éxito del trasplante, se le implantó un embrión fecundado con gametos de ella y su pareja que se guardaba crioconservados en la clínica de Brännstrom en Estocolmo.

Durante su embarazo normal, la receptora del trasplante fue asistida por Luca Gianaroli. "Este es un hito importante en los campos de la medicina reproductiva y la cirugía de trasplantes", concluyó Brännström.