Murga enfada a las centrales al encargar a médicos vascos las pruebas de las OPE


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El departamento de Salud del Gobierno vasco, en manos de la cardióloga Nekane Murga, ha decidido encargar a médicos de la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) la preparación de los exámenes prácticos de las futuras OPEs del Servicio Vasco de Salud- Osakidetza. De este modo, da marcha atrás a una de las “medidas estrellas” de delegar en expertos de fuera de Euskadi la elaboración de las pruebas pendientes de la última convocatoria para evitar así sospechas de filtraciones, como sucedió en determinadas especialidades.

Los ejercicios para asignar 22 plazas de médico especialista y 4 de biólogo se llevarán a cabo a lo largo del próximo mes de noviembre y han sido preparadas por expertos de fuera de la Comunidad Vasca.

La consejera ha presentado 37 pautas que regirán los próximos exámenes. Entre ellas, destaca que la preparación de las pruebas  “quede a cargo de los propios tribunales” encargados de corregirlas. Asimismo, a los aspirantes a obtener una plaza en Osakidetza se les demandará llevar a cabo uno o varios casos a los que podrían tener que enfrentarse en su día a día laboral; el ejercicio teórico continuará siendo preparado por el Instituto Vasco de Atención Pública (IVAP).

Esta medida ha levantado las dudas de los partidos de la oposición, aunque desde Salud se defendió la iniciativa al considerar a los profesionales vascos “un activo de Osakidetza”, al tiempo que subraya que el resto de las medidas previstas servirán para minimizar el riesgo de que se produzcan nuevos casos de fraude.

Otras de las iniciativas presentadas se refieren a que los integrantes del tribunal se elijan por sorteo y que no podrán renunciar al nombramiento; asimismo se reducirá su número de ocho a cinco o incluso tres. Además, los ejercicios prácticos serán elaborados y corregidos por más de un jurado.

Las nuevas convocatorias -la primera se realizará en el primer semestre de 2020 para asignar 215 plazas de médicos de Atención Primaria (AP) y Pediatría- valorarán más la práctica de los exámenes para todos los médicos y enfermeras que hayan completado la residencia. Se contempla también incluir entrevistas personales para los puestos “en los que la importancia de la experiencia previa sea relevante”, según han indicado a EL MÉDICO INTERACTIVO fuentes sindicales.

Fin a las OPEs masivas

El modelo presentado por Murga para la nueva OPE concluirá con las convocatorias masivas, abogará por “procesos menos numerosos y ágiles que permitan una resolución más rápida”. Se fija tres fines concretos. A saber: dar estabilidad al empleo, poner fin con la interinidad, responder al reto del relevo generacional y redefinir los perfiles profesionales que necesita incorporar Osakidetza.

Las reacciones de las formaciones políticas no se hicieron esperar. Así, la representante de EH-Bildu, Rebeka Ubera, considera “el modelo actual es más de lo mismo”. Desde Podemos, Cristina Macazaga mostró su preocupación porque “estas medidas no logren asegurar que no se vuelvan a repetir las filtraciones anteriores”. Y, desde el PP, Laura Garrigo reclamó que las acciones presentadas por la consejera “vayan acompañadas de garantías”.

El parlamentario del PNV, Kerman Orbegozo, ha defendido que el principal objetivo de estas medidas es “ir estabilizando y renovando la plantilla de Osakidetza que se enfrenta a un cambio generacional” y ha destacado que no se trata de un modelo cerrado, sino el “punto de partida para hacer frente a los retos existentes” e ir respondiendo a las “nuevas necesidades que se presenten”.

La parlamentaria del PSE, Natalia Rojo, ha destacado que el nuevo modelo “mejora” el anterior y ha felicitado a la consejera por haberlo elaborado y presentado en la Cámara “a pesar del ambiente tan crispado” por las OPE celebradas.

Los sindicatos abandonan la mesa sectorial

Por su parte, los sindicatos ELA-STV, LAB y CC.OO., mayoritarios en Osakidetza, abandonaron el lunes la Mesa Secorial por “la falta de voluntad negociadora y de transparencia de la consejera, que les presentó el nuevo modelo de OPE. Las tres centrales señalaron que su abandono obedecía a que la Mesa “se ha vaciado de contenido” en favor de la comisión de seguimiento del acuerdo de empleo de 2017, integrada por el Sindicato Médico de Euskadi (SME), Satse y UGT, al considerar que “se ha creado una mesa de negociación paralela”. “Todos los puntos planteados por el orden del día” estaban “cerrados y algunos ya firmados en esta comisión”, apuntaron.