Montserrat se compromete a modificar el Observatorio de la Mujer para velar por la imagen de la enfermera


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

“El Gobierno tiene el compromiso de diálogo, escucha y de llegada a acuerdos con los profesionales enfermeros, ya que son una prioridad del Sistema Nacional de Salud y estamos comprometidos con ellos los 365 días al año para mejorar sus condiciones laborales. Por ello, es importante poner en valor su vocación, profesionalidad, cercanía y excelencia”. Estas han sido las declaraciones de la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, tras la celebración de la Conferencia Enfermera del SNS.

Durante la misma, uno de los compromisos que se ha marcado el Ministerio ante el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, y el presidente del Sindicato de Enfermería (Satse), Manuel Cascos, es la modificación  del reglamento del Observatorio de la Mujer para velar que la imagen de las profesionales sanitarias, especialmente de la Enfermería, no sea “menospreciada”. Esta modificación será una realidad en aproximadamente tres meses.

Además, Montserrat ha adelantado  que el Ministerio va a elaborar una nueva norma para evitar agresiones a todos los profesionales sanitarios y no sólo a la figura de la enfermera. Otras cuestiones abordadas en esta reunión han sido la reducción de la temporalidad de los enfermeros; fomentar una mayor seguridad en sus entornos laborales, reduciendo los riesgos del uso de fármacos peligrosos.

Ordenación de tiempos de trabajo y retos actuales

En la conferencia, tal y como ha explicado la ministra, se ha tratado también la ordenación del tiempo de trabajo y los retos actuales en la formación continuada de la profesión enfermera, destacándose la necesidad de tener un mejor acceso a las actividades formativas acreditadas, de profundizar en el acceso de las profesiones a la investigación;  fijar los pactos organizativos del reparto “ordenado” de las actividades y el tiempo de trabajo de las distintas profesiones sanitarias; y estudiar vías de solución de bajos ratios de enfermeros por 1.000 habitantes.

En este sentido, el presidente del Consejo General de Enfermería ha declarado que “estamos bastante satisfechos, hemos tenido alguna discrepancia con el tema de las ratios de enfermeros, pero en general estamos satisfechos”.

Además, se ha marcado la hoja de ruta de un itinerario laboral de las enfermeras, mejorando en conciliación y en organización de trabajo a turnos; promover la incorporación de la Enfermería especialista al ámbito laboral; completar la creación de la categoría profesional en todo el SNS y definir perfil, crear plazas y dotación de las mismas; finalizar lo antes posible la prueba de evaluación de las competencias de enfermería familias y comunitaria; aprobar el programa oficial de la especialidad médico-quirúrgica; y establecer un plan de implantación progresiva de la convivencia de la Enfermería de cuidados generales con los especialistas.

Finalmente, los enfermeros, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han abordado la posibilidad de establecer unas bases de una planificación estratégica de la adecuación de los recursos del SNS a las necesidades y cambios sociodemográficos y retos sanitarios.