Moderna desarrolla nuevos enfoques para las variantes emergentes de la COVID-19

  • Heather Mason

  • Noticias
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Ante el resultado de los experimentos realizados por Moderna que indican que la cantidad de anticuerpos neutralizantes que genera la vacuna se reduce a una sexta parte frente a la variante sudafricana, la compañía ha anunciado que están planeando iniciar iniciando dos estudios para mejorar la eficacia de la vacuna, según un informe publicado en BMJ.

A pesar de que los estudios han demostrado que la vacuna actual de Moderna, conocida como mRNA-1273, es efectiva contra las variantes británicas y sudafricanas, la disminución en los títulos de anticuerpos neutralizantes podría sugerir una disminución en la inmunidad generada contra estas nuevas variantes. 

La empresa ha preferido actuar con cautela y ha iniciado un estudio clínico para poder aumentar la protección contra las variantes emergentes del SARS-CoV-2.

En un primer estudio la compañía investigará si administrar una tercera dosis de refuerzo de la vacuna actual eleva los niveles de anticuerpos neutralizantes. En un segundo abordaje se utilizará una dosis de refuerzo de una vacuna distinta, actualmente en desarrollo, y que se utilizaría después de las dosis dosis de la vacuna actual. La candidata a vacuna, nombrada mRNA-1273.351, se encuentra actualmente en ensayos de fase 1 en Estados Unidos.  

Los ensayos clínicos previstos para estos dos nuevos enfoques tendrán unos miles de participantes que se dividirán en dos grupos. Uno recibirá una tercera dosis de refuerzo de la vacuna original, mientras que un segundo grupo recibirá el mRNA-1273.351.