Médicos, enfermeros y pacientes piden un Plan Integral de Salud Renal a nivel nacional


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) ha aumentado un 30 por ciento en la última década y el número de personas en Tratamiento Renal Sustitutivo ha superado por primera vez las 1.300 personas por millón de población (pmp). Con el objetivo de frenar el avance de esta patología que afecta ya a unos siete millones de españoles, los responsables de las sociedades de Nefrología, Enfermería Nefrológica, Medicina General y de Familia y de la federación nacional de pacientes ALCER piden la puesta en marcha de un Plan Integral de Salud Renal a nivel nacional.

Así lo han solicitado en una reunión mantenida este martes con la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.), la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER), la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN), y la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

En la reunión, que ha tenido lugar en el marco del Día Mundial del Riñón que se celebra este jueves 12 de marzo, los representantes sanitarios y de pacientes han puesto sobre la mesa la actual situación de la patología y han insistido a los políticos en la necesidad de seguir mejorando en la prevención y diagnóstico precoz de la enfermedad renal mediante un Plan que centre sus esfuerzos en frenar la incidencia.

Según ha señalado la presidenta de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.), María Dolores del Pino, “hemos avanzado muchísimo y somos excelentes en el tratamiento de esta patología en España, pero siguen aumentando cada año los nuevos pacientes y eso nos preocupa mucho”.

Segunda causa de muerte

La Enfermedad Renal Crónica afecta ya a unos siete millones de españoles (entre 10-15 por ciento de la población), y sigue creciendo cada año. De continuar este ritmo de crecimiento, se convertirá en la segunda causa de muerte en nuestro país. En 2016 fallecieron en 4.700 personas en TRS, es decir, casi 13 personas al día.

El aumento de la incidencia de la ERC se relaciona con cuestiones como el aumento de la esperanza de vida y el envejecimiento de la población, pero principalmente con otros factores de riesgo cardiovascular, la diabetes, el tabaquismo o cuestiones relacionadas con los estilos de vida poco saludables, como la obesidad, el sedentarismo, o la mala alimentación con productos procesados.

Si es preocupante la prevalencia (actualmente hay en España 61.000 personas que se encuentran en diálisis o trasplante), no lo es menos el aumento de la incidencia de nuevos casos, que ha pasado de las 141 pmp en 2017 a las 147,3 pmp en 2018, un 4 por ciento más. Esto supone que más de 6.880 personas con enfermedad renal habrían iniciado TRS con diálisis o trasplante en el año 2018.

Además, la ERC es la segunda causa de discapacidad en años vividos, y la supervivencia a cinco años de los pacientes en TRS es del 57 por ciento. “Por eso necesitamos evitar que lleguen a esos estadios avanzados. La Enfermedad Renal Crónica, sobre todo cuando llega a esos estadios, tiene un altísimo coste bio-psico-social, y por eso ha llegado el momento de centrarse en la prevención y en estrategias que retrasen la progresión de la enfermedad y mejoren la planificación del tratamiento”, apunta Del Pino.

Llamamiento a las autoridades

Ante esta situación, la Sociedad Española de Nefrología, junto a la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER), y otras sociedades científicas y médicas como la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN), Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Organización Nacional de Trasplante (ONT), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) quieren aprovechar la celebración del Día Mundial del Riñón para hacer un llamamiento a las autoridades y a la sociedad sobre la importancia de la promoción de la salud renal como la mejor medida de prevención para frenar el avance de una patología que ya se conoce como “la epidemia silenciosa” -al tener un infradiagnóstico del 40 por ciento, y un 25 por ciento de afectados que desconoce su situación en las fases iniciales de la ERC-, y cuyos principales factores de riesgo son modificables en su mayor parte con la adopción de hábitos de vida saludables.

En esta línea, la S.E.N. puso en marcha hace unos años ‘Código Riñón’, un proyecto enfocado a la prevención de la enfermedad renal en todos los ámbitos, y del que la Comisión de Sanidad del Senado aprobó una moción hace dos años para instar al Gobierno a su desarrollo y puesta en marcha, que no se ha llevado a cabo. Es por ello que la S.E.N., junto al resto de entidades, ha pedido un esfuerzo coordinado de todos, con el impulso necesario de la Administración, para que siga avanzando en frenar la enfermedad y se haga realidad el lema de la campaña del Día Mundial del Riñón de este año: “España está lista para frenar la enfermedad renal. Prevención y detección precoz para cualquier persona en cualquier lugar”.