Médicas y pandemia: una instantánea

  • Jennifer Lubell

  • Noticias Médicas de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La COVID-19 está teniendo un impacto desproporcionado en las vidas de todas las médicas, escribió recientemente en JAMA la Dra. Linda Brubaker.[1]

"Las médicas no tienen problema en equilibrar las exigencias competitivas más que los médicos. Es simplemente una expectativa más común que las médicas ajusten sus vidas profesionales", observó.

Para los médicos, el trabajo diario de atender pacientes durante una pandemia global está suponiendo una carga emocional y mental al igual que física. "El suicidio recién publicado de la médica de urgencias, Dra. Lorna Breen, después de su intenso trabajo durante la pandemia en Nueva York, debería ser motivo para que todo médico reflexione en sus valores en torno a la medicina", escribió la Dra. Brubaker. En una entrevista detalló la situación actual de psiquiatras y médicas en general, ofreciendo algunas técnicas de adaptación.

La pandemia ha acentuado las desigualdades entre médicos y médicas. ¿Cuáles son las repercusiones de esto, no solo en la atención a los pacientes, sino en el equilibrio de la vida laboral de las médicas?

Centrándose en las mujeres y sus funciones académicas, tanto la investigación como la productividad clínica han cambiado en el campo profesional. Muchas mujeres siguen asumiendo una parte desproporcionada de las responsabilidades de la familia y han reducido su trabajo remunerado para ajustarse a estas necesidades.

Estos cambios pueden repercutir en la promoción académica y, por tanto, en las oportunidades subsiguientes para asumir funciones de liderazgo. Estas brechas se suman a la de salarios entre géneros bien reconocida. Las mujeres tienen más probabilidades de recibir un salario menor a causa de la reducción de sus actividades profesionales. Esto disminuye sus ingresos anuales, lo que reduce sus contribuciones a la seguridad social y programas de jubilación, lo que puede repercutir de manera adversa en su seguridad económica a una edad más avanzada, en una época en que las mujeres ya están en desventaja, en comparación con los hombres.

¿Están las psiquiatras afrontando cargas adicionales, ya que hoy por hoy muchos pacientes sufren de ansiedad y depresión solicitando medicación?

Sabemos que los problemas de salud mental están aumentando. Aunque no puedo ofrecer datos específicos, no me sorprendería para nada saber de que los psiquiatras se enfrentan a una mayor carga profesional como resultado de ello. Igual que los que están en la " primera línea del frente", de una forma más reconocida en los servicios de urgencias y en las unidades de cuidados intensivos, considero que mis colegas psiquiatras también están en la línea del frente, pues están abordando este aumento marcado en las necesidades asistenciales, tanto de los pacientes como de otros miembros del equipo de asistencia sanitaria.

Mencionó el suicidio de la Dra. Breen. ¿Qué enseñanzas podrían sacar las psiquiatras de este incidente?

Los médicos nos vemos atraídos a nuestra vocación con un compromiso de estar al servicio de los demás. En los momentos difíciles como los que ahora estamos viviendo, la "seguridad" se debate entre el servicio a los demás y el cuidado de uno mismo; claramente esto pone en peligro a los médicos de manera individual.

¿Qué consejos daría a las mujeres en esta profesión? ¿Algún recurso que pudiera ofrecer apoyo?

Mi consejo es que se aseguren de su propio bienestar, sabiendo que esto es diferente en cada mujer. Hay que ser realista con el tiempo y los compromisos, permitir el reposo. A veces digo a mis compañeras que mediten o que practiquen alguna otra actividad contemplativa. Son importantes el ejercicio (preferentemente en exteriores) y el sueño, que implica prepararse para dormir bien, no realizando actividades como leer, revisar el correo electrónico o historias clínicas de pacientes inmediatamente antes de la hora de acostarse. Lo más importante: hay que identificar a los miembros de su equipo de apoyo y ponerse en contacto regularmente con ellos. Nunca hay que dudar en buscar ayuda. 

Este artículo fue publicado originalmente en MDedge.com y adaptado para Medscape en español parte de la Red Profesional de Medscape.