Mecanismos para acceder a la jubilación


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Teniendo en cuenta que la edad media de la profesión médica es cada vez más elevada la jubilación de los médicos sigue siendo una preocupación, no solo para el sistema y para saber cómo se hará ese relevo generacional, sino también para los propios médicos, que precisan conocer cuáles serán las condiciones de su jubilación.

Con este objetivo, desde el Centro de Estudios del Sindicato Médicos de Granada han elaborado un informe con toda la información que precisan los médicos que decidan jubilarse en 2019. En primer lugar informan que podrán acceder a la jubilación ordinaria por edad aquellos profesionales que tengan cumplidos los 65 años si se tienen cotizados 36 años y nueve meses o más, o tener 65 años y ocho meses con menos tiempo cotizado. Asimismo, necesitarán tener un mínimo de 15 años cotizados y 2 años deberán estar comprendidos dentro de los 15 años inmediatamente anteriores al momento de causar el derecho.

Como recuerdan desde CESM, los médicos, con las guardias, trabajan en 30 años el equivalente a más de 40 años de otras categorías. “Esto  merece un tratamiento especial aplicando un factor de corrección en los años cotizados,  como en otras profesiones con penosidad, peligrosidad, responsabilidad y exigencias similares”, reflexionan desde el sindicato.

Una pérdida de poder adquisitivo

La siguiente idea que aclaran desde CESM Granada es que al jubilarse los médicos perderán mucho con relación a  lo que vienen cobrando en activo, sobre todo, si aún realizan guardias. Esto sucede porque aunque la inmensa mayoría cotiza por el tipo máximo en el régimen general para el grupo 1 (ingenieros y licenciados) que para el año 2019 es  de 4.070,10  euros/mes, doce meses al año. En este régimen hay una parte importante de la nómina,  sobre  todo si se hacen  guardias, por la que no se cotiza y por tanto no genera derechos, aunque la intención del Gobierno es quitar este tope de cotización.

Teniendo en cuenta esta reflexión previa, desde CESM informan de que en el año  2019 para hacer los cálculos  se  utilizan las bases de cotización  de los  últimos 22 años (264 meses) y se dividen por 308 (así convierten las bases que se abonan en 12 pagas en bases de 14 pagas), el resultado de la operación es la base reguladora. Las bases de  cotización que se utilizan se irán incrementando y en el año 2022 serán las de los últimos 25 años (300 meses y se dividen por 350).

Por último, recuerdan que la pensión se calcula mediante un porcentaje sobre la base reguladora y este porcentaje es variable en función de los años de cotización, aplicándose una escala que comienza con el 50 por ciento a los 15 años y que se incrementa hasta llegar al cien por cien en los siguientes periodos. Igualmente, insisten en que se deberán tener en cuenta otras cuestiones como la aplicación del complemento por demora; la aplicación del complemento por maternidad u otras posibilidades de jubilación antes de la edad legal y sin que implique jubilación por invalidez, como es el caso de los funcionarios que cotizan a clases pasivas.