Mayor riesgo de trastornos psiquiátricos cuando la enfermedad inflamatoria intestinal comienza en la infancia (JAMA Pediatrics)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los niños con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) se enfrentan a un mayor riesgo de trastornos psiquiátricos, según un nuevo estudio del Instituto Karolinska (Suecia), publicado en JAMA Pediatrics. Los investigadores afirman que se necesita más apoyo psicológico y un seguimiento más prolongado para los niños afectados y sus padres.

Ya se sabe que los adultos con EII (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn) corren un mayor riesgo de trastornos psiquiátricos. Ahora, un nuevo estudio muestra que los niños con EII también corren un mayor riesgo de problemas de salud mental.

Más de 6.400 niños con EII, nacidos entre 1973 y 2013, fueron incluidos en el estudio. Utilizando registros de población, los investigadores compararon el riesgo de trastornos psiquiátricos más adelante en la vida tanto con niños sanos de la población general como con los propios hermanos de los pacientes.

Al comparar a los pacientes con sus hermanos, fue posible tener en cuenta una gran cantidad de los denominados factores de confusión, como la socioeconomía, el estilo de vida y la herencia, factores que se sabe que afectan el riesgo de trastornos psiquiátricos en los niños.

Durante un período de seguimiento medio de 9 años, aproximadamente el 17% de los niños con EII recibieron un diagnóstico psiquiátrico en comparación con poco menos del 12% de los niños sanos y aproximadamente el 10% de los hermanos. Esto significa que el riesgo de trastornos psiquiátricos fue 1,6 veces mayor en niños con EII en comparación con los niños suecos de la población general. Asimismo, el riesgo para los niños con EII fue mayor que para sus hermanos.

El mayor riesgo se aplica a una serie de diagnósticos psiquiátricos como depresión, ansiedad, trastornos alimentarios, trastornos de personalidad, TDAH y trastorno del espectro autista. También hubo un mayor riesgo de intento de suicidio después de llegar a la edad adulta.

"El estudio muestra que los niños con EII y sus padres necesitan apoyo psicológico y un seguimiento más prolongado -alerta la autora Agnieszka Butwicka-. Se podría ofrecer ayuda especial a los niños que enferman a una edad temprana y a los hijos de padres con problemas de salud mental.

El riesgo de problemas de salud mental fue mayor durante el primer año con EII. El riesgo fue particularmente alto para los niños que fueron diagnosticados con EII antes de los 6 años y para los hijos de padres con trastornos psiquiátricos".

"Debido a que el riesgo para estos niños es mayor en comparación con sus propios hermanos, es probable que la EII afecte su salud mental en lugar de otros factores como los socioeconómicos, el estilo de vida o la herencia familiar", aseguran los autores.