Más probabilidades de TDAH en hijos de madres jóvenes (Sci Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las madres jóvenes tienen una mayor probabilidad de tener un hijo con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), según una nueva investigación de la Universidad de Australia del Sur.

Publicada en Scientific Reports, la investigación explora la relación genética entre los rasgos reproductivos femeninos y los trastornos psiquiátricos, y ha descubierto que el riesgo genético del TDAH en los niños estaba fuertemente asociado a la edad materna temprana en el primer nacimiento, en particular para las mujeres menores de 20 años.

Para llevar a cabo el estudio los investigadores utilizaron datos genéticos de 220.685 mujeres del Biobanco del Reino Unido. Examinaron las correlaciones genéticas entre cinco rasgos reproductivos femeninos -edad al primer nacimiento, edad en la primera relación sexual, edad en la primera aparición de la menstruación, edad en la menopausia y número de nacimientos vivos- y seis trastornos psiquiátricos comunes -TDAH, autismo, trastornos alimentarios, depresión, trastorno bipolar y esquizofrenia-.

El investigador Hong Lee asegura que los hallazgos podrían ayudar a mejorar la salud reproductiva en las mujeres y ofrecer mejores resultados para sus hijos. Explica que las mujeres jóvenes pueden tener dificultades, especialmente cuando se están adaptando para convertirse en madres mientras aún son jóvenes. "Al comprender los vínculos entre ser madre a edad temprana y tener un hijo con TDAH podemos educar y apoyar antes y mejor a las familias ", afirma.

El científico indica que el enfoque es doble. En primer lugar, se puede informar a las mujeres jóvenes del alto riesgo genético de tener un hijo con TDAH si dan a luz a una edad temprana. "Esto puede advertirles y evitar que den a luz a una edad inmadura, que no solo mejora su salud reproductiva sino también el entorno materno de su hijo", advierte.

En segundo lugar, se puede educar a las madres jóvenes sobre las características del TDAH, como la impulsividad y los comportamientos desatentos, "que pueden ayudar a las madres a reconocer mejor la condición de sus hijos y buscar tratamiento más pronto que tarde", apunta.

A pesar de todo, el investigador aclara que, si bien los hallazgos son significativos, existen algunas complejidades latentes. "Es importante comprender que, aunque existe una relación genética clara entre el TDAH y las madres jóvenes, esto no es necesariamente una relación causal", puntualiza.

El TDAH es un trastorno altamente hereditario, lo que significa que una madre joven también puede tener los genes que afectan el riesgo de TDAH que luego hereda su hijo. "Saber que una mujer tiene una predisposición genética para el TDAH puede registrarse en el historial médico de su familia y luego usarse para controlar su salud y la salud de su descendencia. De esta manera, podemos asegurar que tanto la madre como el niño reciban el apoyo y la ayuda necesitan", concluye.