Más pacientes con cáncer de mama pueden evitar la quimioterapia de manera segura (N Engl J Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un análisis de 21 genes realizado en tumores podría permitir que la mayoría de las pacientes con el tipo más común de cáncer de mama temprano pueda evitar la quimioterapia de manera segura, según revela un estudio publicado en The New England Journal of Medicine.

La oncóloga del Sistema de Salud de la Universidad de Loyola, Estados Unidos, Kathy Albain, se encuentra entre los principales coautores del estudio y es miembro del comité directivo del ensayo clínico. El primer autor es Joseph Sparano, del Centro Médico Montefiore, en Bronx, Nueva York, Estados Unidos. El estudio se publicó al mismo tiempo coincidiendo con su presentación en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica 2018 (ASCO), celebrada en Chicago.

"Con los resultados de este estudio pionero, ahora podemos evitar con seguridad la quimioterapia en aproximadamente el 70% de los pacientes que son diagnosticados con la forma más común de cáncer de mama", afirma Albain. "Para innumerables mujeres y sus médicos, los días de incertidumbre han terminado", asegura esta investigadora.

Albain realizó una investigación con el análisis de 21 genes y también la utilizó en su práctica durante años. La prueba examina 21 genes de una muestra de biopsia de cáncer de mama de una paciente para determinar en qué medida son activos. Al tumor se le asigna una "puntuación de recurrencia" de 0 a 100; cuanto mayor es la puntuación, mayor es la probabilidad de que el cáncer vuelva a aparecer en órganos distantes y disminuya la supervivencia. Si las pacientes con puntuaciones más altas reciben quimioterapia, este riesgo de recurrencia se reducirá significativamente, permitiendo que más pacientes se curen.

Anteriormente, el desafío al que se enfrentaban los médicos y las pacientes era qué hacer si una mujer tiene una puntuación de rango medio. No estaba claro si el beneficio de la quimioterapia era lo suficientemente grande como para justificar los riesgos y la toxicidad añadidos. Estudios previos demostraron que las pacientes con puntuaciones bajas (10 o menos) no necesitaban quimioterapia, mientras que las mujeres con puntuaciones elevadas (más de 25) sí la necesitaban y se beneficiaban con la quimioterapia.

El nuevo estudio examinó a la mayoría de las mujeres que estaban en el rango intermedio de 11 a 25. El análisis incluyó a 10.273 mujeres que tenían el tipo más común de cáncer de mama (receptor de hormona positiva, HER-2 negativo) que no se había diseminado a los ganglios linfáticos. Los científicos examinaron los resultados del 69% de las pacientes que presentaban puntuaciones intermedias en la prueba de 21 genes.

Las pacientes fueron asignadas aleatoriamente para recibir quimioterapia seguida de terapia hormonal o terapia hormonal sola. Los científicos evaluaron los grupos de quimioterapia y no quimioterapia para obtener varios resultados, incluido el hecho de no presentar cáncer, de que el cáncer reaparezca localmente o en sitios distantes en el cuerpo y la supervivencia general.

Para toda la población de estudio con puntuaciones de pruebas genéticas entre 11 y 25, y especialmente entre las mujeres de 50 a 75 años, no hubo diferencias significativas entre los grupos de quimioterapia y sin quimioterapia. Entre las mujeres menores de 50 años, los resultados fueron similares cuando las puntuaciones de la prueba genética fueron 15 o menos. Entre las mujeres más jóvenes con puntuaciones de 16 a 25, los resultados fueron ligeramente mejores en el grupo de quimioterapia.

"El estudio debería tener un gran impacto en los médicos y los pacientes -afirma Albain-. Sus hallazgos ampliarán en gran medida la cantidad de pacientes que pueden renunciar a la quimioterapia sin comprometer sus resultados. Estamos reduciendo la toxicidad de la terapia".