Marcadores de células madre cancerígenas en sangre predicen la respuesta a la radioterapia del cáncer de mama (Cancers)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Científicos españoles vinculados a la Universidad de Granada, al Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada y al Instituto de Biopatología y Medicina Regenerativa han hallado marcadores de células madre cancerígenas en sangre que podrían ayudar a predecir la respuesta a la radioterapia de las pacientes con cáncer de mama.

En concreto, los investigadores, liderados por Juan Antonio Marchal Corrales y María Isabel Núñez Torres, han llevado a cabo sendos estudios para demostrar que pequeñas moléculas reguladoras de genes (microRNA), específicas de células madre cancerígenas y metaloproteasas (MMP) relacionadas con el microambiente tumoral serían claves para predecir la respuesta a la radioterapia en el tratamiento del cáncer de mama, dependiendo del tipo molecular y de la dosis de radiación utilizada.

En estos trabajos, primero se ha comprobado que la exposición a dosis de radiación de 2, 4 y 6 Gy afecta al fenotipo y a las características funcionales de las CMC. Además, también se muestra el papel crucial que desempeña el microambiente en términos de interacciones celulares y plasticidad de las CMC en el crecimiento tumoral tras la irradicación.

Se evaluó la capacidad tumorigénica de CMC de cáncer de mama triple negativo humano previamente tratadas con las diferentes dosis de radiación tras su implantación en las mamas de hembras de ratón. Los resultados mostraron un incremento del volumen tumoral de las células irradiadas a bajas dosis (2 y 4 Gy) en comparación con aquellas tratadas con altas dosis (6 Gy) y con los controles o tratados con radiación.

Esto, a juicio de los expertos, apoyaría la idea de que las bajas dosis de radiación en cáncer de mama triple negativo son insuficientes para erradicar las CMC debido a la radiorresistencia que estas presentan y que, además, estas dosis serían capaces de promover el crecimiento del tumor.

De hecho, en cáncer de mama ha sido ampliamente utilizada la radioterapia convencional (2 Gy/fracción diarios; 45-50 Gy totales), pero cada vez es más usada la radioterapia hipofraccionada, implicando dosis de radiación más altas en tiempos más cortos de tratamiento. Los resultados de este estudio experimental sugieren, por tanto, que para estos casos la radioterapia hipofraccionada sería la más adecuada para evitar la selección de CMC más resistentes y agresivas.