Mapas de conexiones cerebrales permiten hacer predicciones individualizadas de la progresión de la demencia (Neuron)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Científicos de Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) han conseguido predecir de forma individualizada la progresión de la atrofia cerebral en pacientes con demencia usando mapas de conexiones cerebrales, lo que se suma a la creciente evidencia de que la pérdida de células cerebrales asociadas con la demencia se propaga a través de las conexiones sinápticas entre redes cerebrales establecidas.

Los resultados avanzan el conocimiento de los científicos sobre cómo se propaga la neurodegeneración y podrían conducir a nuevas herramientas clínicas para evaluar qué tan bien los tratamientos novedosos ralentizan o bloquean la trayectoria prevista de estas enfermedades.

"Saber cómo se propaga la demencia abre una ventana a los mecanismos biológicos de la enfermedad: qué partes de nuestras células o circuitos neuronales son más vulnerables -explica el autor principal, Jesse Brown-. Realmente no puedes diseñar un tratamiento hasta que sepas lo que estás tratando".

La demencia frontotemporal (DFT), la forma más común de demencia en personas menores de 60 años, comprende un grupo de afecciones neurodegenerativas con diversos síntomas lingüísticos y de comportamiento.

Al igual que en la enfermedad de Alzheimer, la diversidad de síntomas refleja diferencias significativas en la forma en que la enfermedad neurodegenerativa se propaga a través del cerebro de los pacientes. Esta variabilidad hace que sea difícil para los científicos que buscan curas identificar los impulsores biológicos de la atrofia cerebral y que los ensayos clínicos evalúen si un tratamiento novedoso está marcando la diferencia en la progresión de la enfermedad de un paciente.

En su nuevo estudio, publicado en Neuron, los investigadores estudiaron en qué medida los mapas de redes neuronales basados en escáneres de en individuos sanos podrían predecir la propagación de la atrofia cerebral en pacientes con DFT durante un año.

Los investigadores reclutaron a 42 pacientes con demencia frontotemporal de variante conductual, una forma de DFT que hace que los pacientes exhiban comportamientos sociales inapropiados, y 30 pacientes con afasia progresiva primaria (APP) de variante semántica, una forma de DFT que afecta principalmente las habilidades lingüísticas de los pacientes.

En sus primeras visitas, a cada uno de estos pacientes se les realizó una resonancia magnética para evaluar el alcance de la degeneración cerebral existente y luego se realizó una exploración de seguimiento aproximadamente un año después para medir cómo había progresado su enfermedad.

Los investigadores estimaron primero dónde había comenzado la atrofia cerebral observada en los escáneres basales de cada paciente, basándose en la hipótesis de que la degeneración cerebral comienza en un lugar particularmente vulnerable, y luego se extiende a regiones cerebrales conectadas anatómicamente.

Para hacer esto, los investigadores crearon mapas estandarizados de los principales socios funcionales de 175 regiones cerebrales diferentes basadas en resonancias magnéticas funcionales de 75 adultos sanos.

Luego identificaron qué redes coincidían mejor con el patrón de atrofia cerebral observado en los escáneres cerebrales de referencia de un paciente con DFT, y definieron el punto central de esa red como el probable epicentro de la degeneración del paciente.

"Estamos entusiasmados con este resultado porque representa un primer paso importante hacia un enfoque de tipo de medicina más preciso para predecir la progresión y medir los efectos del tratamiento en la enfermedad neurodegenerativa", destaca Seeley.