Mantener la salud del corazón protege frente al deterioro cognitivo (JACC)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las personas con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares tienen al mismo tiempo un mayor deterioro cognitivo, incluido un aumento en los marcadores típicos de la enfermedad de Alzheimer, lo que sugiere que el control de la enfermedad cardíaca pueden ser clave para mantener y mejorar la salud cognitiva más adelante en la vida, según una investigación publicada en el Journal of the American College of Cardiology.

En el presente estudio los investigadores buscaron comparar las puntuaciones generales de riesgo cardiovascular de Framingham (FGCRS), que incorporan información demográfica con factores de riesgo cardiovascular tradicionales para evaluar el riesgo futuro de declive a largo plazo de un individuo en la función cognitiva global y específica de su dominio.

Los investigadores siguieron a 1.588 participantes sin demencia del Proyecto Rush Memory and Aging durante 21 años. La edad promedio fue de 79,5 años. Su FGCRS se evaluó al inicio y se clasificó en los grupos más bajos, medios y más altos de acuerdo con el riesgo de enfermedad cardíaca.

Cada año se evaluó la memoria episódica de los participantes (memoria de eventos cotidianos), memoria semántica (memoria a largo plazo), memoria de trabajo (memoria a corto plazo), capacidad visoespacial (capacidad para identificar relaciones visuales y espaciales entre objetos) y velocidad perceptiva (capacidad para se comparó de forma precisa y completa letras, números, objetos, imágenes o patrones) mediante 19 pruebas para obtener una puntuación compuesta.

Al final del período de estudio descubrieron que tener una mayor carga de riesgo cardiovascular se asociaba a una disminución más rápida de la memoria episódica, la memoria de trabajo y la velocidad de percepción.

Los investigadores también analizaron datos de resonancia magnética para un subconjunto de pacientes y descubrieron que un FGCRS más alto se asociaba a volúmenes más pequeños del hipocampo, materia gris cortical y cerebro total.

Las disminuciones en el hipocampo y la materia gris son marcadores típicos de la neurodegeneración relacionada con el Alzheimer. Las resonancias magnéticas también mostraron un mayor volumen de hiperintensidades de la sustancia blanca, manchas blancas en el cerebro que causan una disminución en el funcionamiento de un área.

La memoria episódica y la memoria de trabajo se relacionaron con el volumen del hipocampo, pero la velocidad de percepción se asoció con hiperintensidades de la sustancia blanca en el estudio, lo que demuestra que los resultados de las pruebas de memoria y la resonancia magnética fueron complementarios.

"En ausencia de tratamientos efectivos para la demencia, necesitamos monitorizar y controlar la carga de riesgo cardiovascular como una forma de mantener la salud cognitiva del paciente a medida que envejecen -señala Weili Xu, d de la Universidad Médica de Tianjin (China)-. Dado el aumento progresivo en el número de casos de demencia en todo el mundo, nuestros resultados tienen relevancia tanto clínica como de salud pública".