Los ultrasonidos pueden ayudar a mejorar la eficacia de la inmunoterapia en el glioblastoma (Adv Ther)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos) han conseguido combinar ultrasonidos con partículas de vidrio para aumentar la efectividad de la inmunoterapia en el cáncer cerebral más común en adultos, el glioblastoma.

El organismo dispone de ejércitos de glóbulos blancos que ayudan a combatir las bacterias, los virus y las células cancerosas. "Una de las razones principales por las que el glioblastoma es tan agresivo es que apaga el sistema inmunitario", explica Clark C. Chen, autor principal de este estudio, publicado en Advanced Therapeutics.

La inmunoterapia funciona activando los glóbulos blancos que están presentes en muchos tipos de cáncer. Por razones que no están claras, los glioblastomas contienen pocos glóbulos blancos. Por lo tanto, no hay nada que activar en la inmunoterapia.

Para solucionar esta situación, el equipo inyectó partículas de sílice en los glioblastomas para facilitar el reclutamiento de glóbulos blancos. Los tumores fueron tratados con haces de ultrasonidos focalizados de alta frecuencia (HIFU), que hincharon las partículas de sílice para romper las células cancerosas, liberando proteínas que atraen a los glóbulos blancos.

Al modular el ultrasonidos de alta frecuencia, pudieron crear diferentes temperaturas bajo las cuales se rompieron las células cancerosas. "Impresionantemente, la inmunoterapia solo funciona cuando el ultrasonido se ajusta para mantener una temperatura corporal estable a medida que se rompen las células cancerosas. Las temperaturas que se desvían demasiado de la temperatura corporal parecen comprometer la eficacia de los glóbulos blancos", detalla Clark C. Chen.