Los trastornos psiquiátricos comparten alteraciones comunes en varias redes neurocognitivas (Biol Psych)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los trastornos psiquiátricos comparten alteraciones comunes de la conectividad funcional entre tres redes principales del cerebro involucradas en la cognición, según ha demostrado un metaanálisis publicado en Biological Psychiatry.

Estas alteraciones de la red se localizaron en regiones cerebrales subyacentes en el rendimiento cognitivo general. El estudio sugiere que estos problemas contribuyen a la disfunción cognitiva presente en múltiples trastornos psiquiátricos.

Las alteraciones en la conectividad funcional, que surgieron de un metanálisis de 242 estudios de imágenes cerebrales en personas con una variedad de trastornos psiquiátricos, se encontraron en las tres redes a gran escala que se consideran particularmente importantes para la cognición compleja: la red neuronal por defecto, la red frontoparietal y la red de prominencia. Además, el análisis de 363 estudios de imágenes cerebrales estructurales reveló una reducción de la materia gris que se limitó a las redes alteradas, vinculando estrechamente las alteraciones estructurales y funcionales.

De esta forma, el metanálisis proporciona la primera evidencia de las alteraciones comunes de la conectividad funcional en redes neurocognitivas a través de trastornos psiquiátricos. "Este nuevo conocimiento requiere estudiar biomarcadores diagnósticos basados en el cerebro de trastornos psiquiátricos que están más allá de los límites diagnósticos tradicionales", explica el autor principal del estudio, Yong He, de la Universidad Normal de Beijing (China).

Aunque las enfermedades psiquiátricas se consideran trastornos distintos, la disfunción cognitiva aparece en la mayoría de ellas. Esta superposición de síntomas en los trastornos psiquiátricos ha sido un gran desafío para categorizar con precisión a los pacientes. Aunque se han logrado enormes avances en la caracterización de los diagnósticos y los síntomas en los últimos 25 años, los biomarcadores de neuroimagen aún no han contribuido al proceso de diagnóstico psiquiátrico.