Los trastornos del sueño en niños con autismo están causados por ondas cerebrales menos profundas (Sleep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los niños con autismo tienen más dificultades para dormir debido a que tienen ondas cerebrales menos profundas. Es decir, presentan un sueño más superficial, según un estudio de la Universidad Ben-Gurion del Negev (Israel) que ha se ha publicado en Sleep.

Estudios previos han demostrado que entre el 40 y el 80% de los niños con trastorno del espectro autista tienen alguna forma de perturbación del sueño, como problemas para dormirse, despertarse frecuentemente durante la noche y levantarse temprano, lo que crea serios problemas para los ellos y sus familias. Determinar las causas que crean estas alteraciones del sueño es un primer paso crítico para encontrar la manera de mitigarlas.

Este equipo examinó la actividad cerebral de 29 niños con autismo y 23 niños sin autismo. Su actividad cerebral fue registrada mientras dormían durante una noche entera. El sueño normal comienza con períodos de sueño profundo que se caracterizan por ondas cerebrales lentas de alta amplitud. Sin embargo, los registros revelaron que las ondas cerebrales de los niños con autismo son, en promedio, un 25% más débiles (menos profundas) que las de los niños con un desarrollo típico, lo que indica que tienen problemas para entrar en el sueño profundo, el aspecto más crítico para lograr una experiencia de sueño reparador.

Ahora que el equipo ha identificado la fisiología potencial que subyace a estas dificultades de sueño, está planeando estudios de seguimiento para determinar cómo generar un sueño más profundo y ondas cerebrales más grandes. Esto podría incluir el aumento de la actividad física durante el día, terapias de comportamiento y alternativas farmacológicas.