Los suplementos de omega-3 no parecen tener efecto sobre la diabetes tipo 2 (BMJ)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los ácidos grasos omega-3 tienen poco o ningún efecto sobre el riesgo de diabetes tipo 2, según una nueva investigación de la Universidad de East Anglia (Reino Unido), publicada en el British Medical Journal.

El aumento del consumo de ácidos grasos omega 3 se promueve ampliamente a nivel mundial debido a la creencia común de que protege frente a la diabetes o que incluso es capaz de revertir sus efectos. Pero una revisión sistemática encargada por la Organización Mundial de la Salud ha comprobado que los no ofrecen ningún beneficio.

Mas de 58.000 participantes fueron asignados al azar a ensayos a largo plazo, y el 4% de los participantes desarrollaron diabetes. Los que consumieron más omega-3 de cadena larga (aceites de pescado) tuvieron el mismo riesgo de ser diagnosticados de diabetes que el grupo de control.

La glucosa en sangre, la insulina y la hemoglobina glicada también fueron similares en las personas que tomaron omega-3 y las que no tomaron suplementos de aceite de pescado. Hubo una ausencia total de efecto de los aceites de pescado en cualquiera de estos factores relacionados con el riesgo de diabetes. Sin embargo, hubo alguna evidencia débil de que cuando las personas toman altas dosis de aceites de pescado pueden experimentar un empeoramiento del metabolismo de la glucosa.

El equipo evaluó los efectos de los ácidos grasos omega-3 de cadena larga, ALA, omega-6 y ácidos grasos poliinsaturados (AGPI), tomados en forma de cápsulas o a través de alimentos enriquecidos o naturalmente ricos. La revisión sistemática combinó los resultados de 83 ensayos controlados aleatorizados que incluyeron a 121.070 personas con y sin diabetes.

La investigación evaluó los efectos del aumento de las grasas omega-3 de cadena larga, ALA, omega-6 y ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) en la diabetes y el metabolismo de la glucosa.

Los participantes fueron asignados aleatoriamente para aumentar sus grasas poliinsaturadas o para mantener su ingesta habitual durante al menos seis meses. Claramente no hubo ningún efecto de aumentar las grasas omega-3 de cadena larga sobre la diabetes, pero no hubo información suficiente de los ensayos de ALA, omega-6 o grasas poliinsaturadas totales para evaluar los efectos protectores o perjudiciales.

Según el autor principal, Lee Hooper, investigaciones previas "han demostrado que los suplementos de omega-3 de cadena larga, incluidos los aceites de pescado, no protegen frente a enfermedades cardíacas, ictus o muerte. Esta revisión muestra que tampoco previenen ni sirven para tratar la diabetes".