Los suplementos de Omega-3 no disminuyen el riesgo de cáncer (Br J Cancer, Cochrane Database Syst Rev)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los suplementos de ácidos grasos Omega-3 no protegen contra el cáncer, según una nueva investigación de la Universidad de East Anglia (Reino Unido). De hecho, esta investigación, que incluye dos revisiones sistemáticas, apunta que los suplementos de este tipo pueden reducir ligeramente la mortalidad y los eventos cardiovasculares, pero aumentan ligeramente el riesgo de cáncer de próstata. En cualquier caso, los investigadores puntualizan que tanto los efectos beneficiosos como los perjudiciales son pequeños.

Según sus hallazgos, publicados en el British Journal of Cancer y Cochrane Database of Systematic Reviews, si 1.000 personas tomaran suplementos de Omega 3 durante unos cuatro años, 3 evitarían morir de enfermedades cardíacas, 6 no sufrirían un episodio coronario y 3 más desarrollarían cáncer de próstata.

Los autores examinaron 47 ensayos con adultos sin cáncer, que tenían un mayor riesgo de padecerlo o que habían sido diagnosticados de cáncer anteriormente, y 86 ensayos sobre eventos cardiovasculares o mortalidad.

En el conjunto de todos estos estudios, más 100.000 participantes fueron distribuidos aleatoriamente para consumir más Omega-3 de cadena larga (aceites de pescado) o para mantener su ingesta habitual durante al menos un año para cada una de las revisiones. Estudiaron el número de personas que murieron, recibieron un nuevo diagnóstico de cáncer, infarto de miocardio o ictus y/o murieron de alguna de las enfermedades.

"Estas grandes revisiones sistemáticas incluyeron información de muchos miles de personas durante largos períodos. Esta gran cantidad de información ha aclarado que si tomamos suplementos de Omega 3 durante varios años podemos reducir muy ligeramente nuestro riesgo de enfermedades cardíacas, pero equilibrar esto con un aumento muy ligero de nuestro riesgo de algunos cánceres. Los efectos generales en nuestra salud son mínimos", detalla uno de los investigadores, Lee Hooper.

Las pruebas sobre Omega 3 provienen principalmente de ensayos de suplementos de aceite de pescado, por lo que los efectos sobre la salud del pescado azul, una rica fuente de Omega 3 de cadena larga, no están claros, según estos científicos. El pescado azul es un alimento muy nutritivo como parte de una dieta equilibrada, rico en proteínas y energía, así como en importantes micronutrientes como el selenio, el yodo, la vitamina D y el calcio; “es mucho más que una fuente de Omega 3”, consideran los autores.

"Pero descubrimos que no hay ningún valor demostrable en las personas que toman suplementos de aceite Omega 3 para la prevención o el tratamiento del cáncer. De hecho, encontramos que pueden aumentar muy ligeramente el riesgo de cáncer, particularmente para el cáncer de próstata. Sin embargo, este riesgo es compensado por un pequeño efecto protector en las enfermedades cardiovasculares", concluye.