Los suplementos de aceite de pescado Omega-3 se asocian a un menor riesgo cardiovascular (J Am Heart Assoc)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las personas que han tomado suplementos de aceite de pescado Omega-3 en ensayos clínicos aleatorizados tuvieron un menor riesgo de infarto de miocardio y otros eventos cardiovasculares en comparación con aquellas que recibieron placebo, según un nuevo metanálisis realizado por la Escuela de Salud Pública Harvard TH Chan y el Hospital Brigham and Women's (Estados Unidos), publicado en el Journal of the American Heart Association.

Los investigadores encontraron una asociación entre la administración diaria de estos suplementos y la reducción del riesgo de la mayoría de enfermedades cardiovasculares, incluido el infarto de miocardio y la muerte por cardiopatía isquémica, aunque no encontraron beneficios en relación con el ictus.

Además, dosis más altas de suplementos Omega -3 parecen proporcionar una reducción de riesgo aún mayor.

"Este metanálisis proporciona la evidencia más actualizada con respecto a los efectos de la suplementación con Omega -3 sobre el riesgo de múltiples resultados de evento cardiovasculares. Encontramos efectos protectores significativos de la suplementación diaria con Omega -3 contra la mayoría de los riesgos cardiovasculares y las asociaciones parecían depender de la dosis", indica el primer autor, Yang Hu.

Si bien los estudios observacionales han demostrado una asociación entre el consumo de pescado y el menor riesgo de enfermedad cardíaca, los resultados de los ensayos controlados aleatorizados han sido inconsistentes. Dos revisiones publicadas el año pasado no encontraron evidencia clara de beneficio.

En este nuevo análisis, los investigadores realizaron un metanálisis actualizado que incluyó tres ensayos a gran escala recientemente completados, que aumentaron el tamaño de la muestra en un 64%.

La población total analizada por Hu y colegas incluyó a más de 120.000 adultos en 13 ensayos aleatorizados llevados a cabo en todo el mundo. El análisis incluyó el ensayo VITAL, el ensayo aleatorio más grande de omega-3 hasta la fecha.

"Aunque las recomendaciones de salud pública deberían centrarse en aumentar el consumo de pescado, tener una dieta saludable para el corazón en general, estar físicamente activo y tener otras prácticas de estilo de vida saludables, este estudio sugiere que la suplementación con Omega-3 puede tener un papel en los pacientes apropiados", señala la autora senior, JoAnn Manson.