Los suicidios y las sobredosis por drogas matan en la actualidad al doble de estadounidenses que hace 17 años (N Engl J Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los suicidios y las sobredosis por drogas matan en la actualidad al doble de estadounidenses que hace 17 años, siendo los opiáceos los principales responsables de estas muertes, según ha evidenciado un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) y que ha sido publicado en The New England Journal of Medicine.

Usando datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, los investigadores han comprobado que el número total de muertes por suicidios y sobredosis involuntarias aumentó de 41.364 en el año 2000 a 110.749 en 2017. Además, cuando calcularon una tasa por 100.000 estadounidenses, para conocer el aumento en la población total en ese tiempo, encontraron que la tasa de estas dos causas de muerte había aumentado de 14,7 a 33,7 en ese mismo tiempo.

Del mismo modo, cuando analizaron solo los suicidios y las sobredosis que son causadas por los opiáceos, los expertos observaron que estas causas representaron más del 41% de esas muertes en 2017, frente al 17% en 2000. De hecho, los opiáceos estaban implicados en más de dos tercios de todas las muertes por sobredosis involuntarias en 2017 y un tercio de todos los suicidios relacionados con la sobredosis.

"A diferencia de otras causas comunes de muerte, la sobredosis y las muertes por suicidio han aumentado en Estados Unidos. Este patrón, junto con los factores que aumentan el riesgo para cada uno, apoya la idea de que son problemas relacionados y que los incrementos se deben a causas fundamentales compartidas", han detallado los autores.

El aumento en las tasas de mortalidad por sobredosis y suicidio en las últimas dos décadas fue paralelo al aumento en las recetas de analgésicos opiáceos, y al incremento en el uso de heroína y fentanilo fabricado ilegalmente.

Por otra parte, y de acuerdo con el análisis de los investigadores de los datos de los CDC, tanto para los suicidios como para las sobredosis involuntarias, los hombres, especialmente los de raza blanca, tenían tasas de mortalidad dos veces más altas que las mujeres.

Cuando se trató de sobredosis involuntarias, los hombres blancos menores de 40 años tuvieron la tasa más alta, con casi 50 muertes por 100.000, mientras que la tasa entre los hombres negros aumentó en edades más mayores, superando la de los hombres blancos y nativos americanos.

Para las mujeres, las tasas de mortalidad por sobredosis no intencionales fueron mucho más altas que las tasas de suicidio entre las mujeres blancas, negras y nativas americanas menores de 65 años.

"Las personas con dolor crónico están en claro riesgo elevado tanto de sobredosis involuntaria como de suicidio", han dicho los expertos, quienes han recomendado que las personas a las que le recetan opiáceos en dosis altas reciban atención médica para reducir el riesgo de suicidio o sobrepeso, y que haya una mayor disponibilidad de tratamiento asistido por fármacos para cualquier persona con trastorno de uso de opiáceos.

"Se ha demostrado repetidamente que el tratamiento asistido por medicamentos para los trastornos por uso de opiáceos reduce las muertes por sobredosis. Reducir la gravedad del trastorno por uso de opiáceos a través de medicamentos también mejorará la salud mental. Reducir las barreras para el uso de estos medicamentos es esencial para abordar tanto la sobredosis como el suicidio", concluyen los autores.