Los síntomas de insomnio se relacionan con un mayor riesgo cardiaco y cerebrovascular (Neurology)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las personas que tienen problemas para dormir pueden tener más probabilidades de sufrir un ictus, un infarto de miocardio y otras enfermedades cardiovasculares, según un estudio publicado en Neurology.

"Estos resultados sugieren que si podemos dirigirnos a las personas que tienen problemas para dormir con terapias conductuales, es posible que podamos reducir la cantidad de casos de ictus, ataque cardíaco y otras enfermedades más adelante", asegura el autor, Liming Li, de la Universidad de Pekín (China).

En el estudio participaron 487.200 personas de China con una edad promedio de 51 años. Los participantes no tenían antecedentes de ictus o enfermedad cardíaca al comienzo del estudio.

Se preguntó a los participantes si tenían alguno de los tres síntomas de insomnio al menos tres días a la semana: problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido, despertarse muy temprano en la mañana o problemas para mantenerse centrado durante el día debido a la falta de sueño.

El 11% de las personas declaró tener dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido; 10% informó que se despertó demasiado temprano y el 2% tuvo problemas para mantenerse concentrado durante el día debido a la falta de sueño. Los investigadores no determinaron si las personas cumplían con la definición completa de insomnio.

Las personas fueron seguidas durante un promedio de aproximadamente 10 años. Durante ese tiempo, hubo 130.032 casos de ictus, infarto de miocardio y otras enfermedades cardiovasculares.

Las personas que presentaban los tres síntomas de insomnio tuvieron 18% más probabilidades de desarrollar estas enfermedades que aquellas que no tenían ningún síntoma. Los investigadores ajustaron otros factores que podrían afectar el riesgo, incluido el consumo de alcohol, el tabaquismo y el nivel de actividad física.

Las personas que tenían problemas para conciliar el sueño o permanecer dormidos tuvieron 9% más probabilidades de experimentar un ictus o una enfermedad cardíaca que aquellas que no tenían este problema.

De las 55.127 personas que tenían este síntoma, 17.650 (32%) experimentaron un ictus o enfermedad cardíaca, en comparación con 112.382 (26%) de las 432.073 personas que no tenían este síntoma de insomnio.

Las personas que se despertaban demasiado temprano y no podían volver a dormir tenían 7% más probabilidades de desarrollar estas enfermedades que el resto. Y las que informaron que tener problemas para mantenerse concentradas durante el día debido a la falta de sueño presentaron 13% más probabilidades de desarrollar estas enfermedades que las personas sin este síntoma.

"La relación entre los síntomas del insomnio y estas enfermedades fue aún más fuerte en adultos más jóvenes y en personas que no tenían hipertensión al comienzo del estudio, por lo que la investigación futura debería analizar especialmente la detección temprana y las intervenciones dirigidas a estos grupos", apunta Li.