Los reumatólogos aseguran que los pacientes que reciben terapias biológicas no tienen más riesgo de contraer la infección por coronavirus


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Sociedad Española de Reumatología (SER) han asegurado que los pacientes con enfermedades reumáticas y, especialmente aquellos que reciben tratamientos biológicos o fármacos inmunosupresores, no tienen un mayor riesgo de contraer el nuevo coronavirus.

Por ello, les han instado a no tomar "decisiones unilaterales" sobre la suspensión del tratamiento por miedo a la infección, y a que si tienen "cualquier duda en este sentido" la consulten con su médico.

Desde la SER han recordado que la forma de prevenir el contagio es la misma que ante otros virus respiratorios, es decir, lavarse las manos frecuentemente; evitar tocarse boca, nariz y ojos; cubrirse boca y nariz con el codo flexionado o con un pañuelo desechable al toser o estornudar; y, en caso de sufrir una infección respiratoria, evitar el contacto cercano con otras personas.

"Hasta la fecha, no se ha descrito que los pacientes con enfermedades reumáticas que reciben tratamientos biológicos o con fármacos inmunosupresores sean un grupo de riesgo para desarrollar formas más graves de la enfermedad causada por el coronavirus, por lo que, desde la SER, insistimos en que no se dejen llevar por bulos o información alarmista y consulten con su médico las dudas que les puedan surgir", señala la sociedad científica.

Asimismo, la organización ha recordado a los pacientes reumáticos que, ante un episodio de fiebre alta, acudan al médico o llamen a los números de teléfonos gratuitos habilitados al efecto por las distintas comunidades autónomas para recibir indicaciones, pero nunca se automediquen o tomen decisiones unilaterales sobre su medicación.

Por su parte, el Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha pedido que no se deje de utilizar fármacos como el ibuprofeno hasta que no se publiquen estudios científicos que justifiquen que no se deben administrar.

Estas declaraciones van en línea con el comunicado emitido este domingo por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), en el que señalaba que no existe ningún dato actualmente que permita afirmar un agravamiento de la infección por COVID-19 con el ibuprofeno u otros antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

"Desde semFYC queremos hacer un llamamiento a la responsabilidad de la comunidad científica para que eviten la difusión de este tipo de mensajes que no cuentan con evidencia científica contrastada. En el momento actual, es prácticamente imposible disponer de ensayos clínicos de calidad científica que puedan dar respuestas a muchas cuestiones científicas que se suscitan acerca de esta infección. La mayoría de los datos disponibles son estudios epidemiológicos en los no es posible establecer una relación causal", indica la sociedad científica.

Del mismo modo, prosigue, tampoco se dispone de datos sobre reacciones adversas de estos medicamentos por parte de las agencias reguladoras y evaluadoras de medicamentos nacionales e internacionales. Y es que, tal y como ha recordado, cualquier tipo de alertas que hubiesen podido detectarse a nivel de los profesionales, obligaría a un seguimiento por las agencias reguladoras, "pues no siempre se confirman".

La semFYC) también ha resaltado que no está demostrado a través de evidenciaa científica que los fármacos inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y los bloqueadores de receptores de angiotensina II (ARA-II) supongan una mayor mortalidad por coronavirus en pacientes con antecedentes de hipertensión arterial.

"De momento la evidencia científica de esta relación no está demostrada. Hay datos epidemiológicos, sin estudios de causalidad. Del mismo modo, hay algunos estudios en animales que observarían efectos beneficiosos de estos fármacos en la prevención de complicaciones pulmonares, aunque tampoco se han demostrado en humanos", apunta la sociedad en un comunicado.