Los representantes de los 721.000 sanitarios españoles denuncian su situación de inseguridad ante la pandemia


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

No es el momento de críticas, pero sí de reflexiones que lleven a la toma de decisiones. Ese es el pensamiento que han defendido los profesionales sanitarios españoles ante las cifras desorbitadas de contagio y fallecimientos, cuyas previsiones para los próximos días son aún más desalentadoras. En concreto, los representantes de los Consejos Generales de Dentistas, Enfermeros, Farmacéuticos, Médicos y Veterinarios han hecho público un comunicado conjunto en el que exigen al Gobierno que tome “decisiones urgentes y efectivas” debido a la situación que padecen algunas comunidades autónomas en la lucha contra el coronavirus.

Teniendo en cuenta que aproximadamente el 14 por ciento de los infectados corresponden a este colectivo, los sanitarios españoles denuncian que se encuentran “en una situación de total inseguridad y desamparo”, ya que están realizando su labor asistencial y de prevención de salud pública “en unas condiciones sanitarias inadecuadas y muy arriesgadas, al existir una falta de suministro del material y equipos de protección necesarios para garantizar la seguridad precisa, tanto para nosotros como para los pacientes”.

Por consiguiente, la petición urgente de los sanitarios españoles es que en todos los niveles asistenciales sanitarios (hospitales, centros de salud, consultorios, clínicas dentales, farmacias y espacios veterinarios) se disponga de todas las medidas de protección sanitaria para garantizar la seguridad de cada uno de los profesionales que están en tareas de servicio permanente en la lucha contra esta pandemia.

Reclaman una política nacional firme

Más allá de las diferencias existentes por comunidades autónomas, los sanitarios españoles insisten en la necesidad de “implementar una política nacional firme de los recursos humanos sanitarios existentes”, para evitar que se produzca un colapso en el sistema, que empeore aún más la situación actual.

En cuanto a medidas concretas, los farmacéuticos se mantienen “a disposición de poder conciliar las medidas de quedarse en casa con el acceso universal a todos los tratamientos, sean ambulatorios y/o hospitalarios que eviten el riesgo de contagio, especialmente en las personas vulnerables, dependientes o en cuarentena domiciliaria”.

Por su parte, los dentistas piden que, salvo para situaciones de urgencia y emergencia, se decrete el cierre de las clínicas dentales durante esta situación de crisis sanitaria, habilitando centros públicos y privados para la atención de urgencias.

Asimismo, “los veterinarios también solicitan con urgencia garantías de protección y bioseguridad tanto a nivel público como privado”.

Por último, todos ellos insisten en que de forma rápida y contundente se dote al personal sanitario del material y equipamiento preciso para realizar su actividad asistencial con las mayores garantías. “De lo contrario -advierten-, nos veremos abocados a una situación aún más difícil de resolver y de imprevisibles consecuencias”.