Los recién nacidos con deficiencia de vitamina D presentan mayor riesgo de desarrollar esquizofrenia en el futuro (Sci Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los recién nacidos con deficiencia de vitamina D tienen mayor riesgo de desarrollar esquizofrenia en el futuro, según informa un equipo de investigadores australianos y daneses. El descubrimiento podría ayudar a prevenir algunos casos de la enfermedad al tratar la deficiencia de vitamina D durante las primeras etapas de la vida.

El estudio, dirigido por John McGrath, de la Universidad de Queensland (Australia) y la Universidad de Aarhus (Dinamarca), y publicado en Scientific Reports, encontró que los neonatos con deficiencia de vitamina D presentaban un riesgo un 44% mayor de ser diagnosticados con esquizofrenia en la edad adulta en comparación con aquellos con niveles normales de la vitamina.

"La esquizofrenia es un grupo de trastornos cerebrales poco conocidos que se caracterizan por síntomas como alucinaciones, delirios y deterioro cognitivo –explica McGrath-. Debido a que el feto en desarrollo depende totalmente de las reservas de vitamina D de la madre, nuestros hallazgos sugieren que garantizar que las mujeres embarazadas tengan niveles adecuados de vitamina D puede prevenir algunos casos de esquizofrenia, de una manera comparable a la función que ha desempeñado la suplementación con folato para evitar la espina bífida".

El estudio, que incluyó a 2.602 individuos, confirmó un trabajo anterior que dirigió el mismo autor y que también encontró una relación entre la deficiencia neonatal de vitamina D y un mayor riesgo de esquizofrenia. El equipo hizo el descubrimiento al analizar la concentración de vitamina D en muestras de sangre tomadas de recién nacidos daneses entre 1981 y 2000 que desarrollaron esquizofrenia cuando eran adultos jóvenes.

Los científicos compararon las muestras con las de personas emparejadas por sexo y fecha de nacimiento que no habían desarrollado esquizofrenia. McGrath señala que la esquizofrenia está asociada a muchos factores de riesgo diferentes, tanto genéticos como ambientales, pero la investigación sugirió que la deficiencia neonatal de vitamina D podría representar aproximadamente el 8% de los casos de esquizofrenia en Dinamarca.

"Gran parte de la atención en la investigación de la esquizofrenia se ha centrado en factores modificables en la vida temprana con el objetivo de reducir la carga de esta enfermedad", subraya. "Investigaciones anteriores identificaron un mayor riesgo de esquizofrenia asociado con el hecho de nacer en invierno o primavera y vivir en un país de latitudes altas, como Dinamarca", añade.

"Supusimos que los bajos niveles de vitamina D en mujeres embarazadas debido a la falta de exposición al sol durante los meses de invierno podrían subyacer a este riesgo –añade-, e investigamos la asociación entre la deficiencia de vitamina D y el riesgo de esquizofrenia".

A pesar de que Australia tenía más luz solar brillante en comparación con Dinamarca, todavía había deficiencia de vitamina D en mujeres embarazadas en Australia debido al estilo de vida y al comportamiento de protección solar.

McGrath también dirigió un estudio holandés de 2016 que encontró una relación entre la deficiencia prenatal de vitamina D y un mayor riesgo de rasgos autistas infantiles. "El siguiente paso es llevar a cabo ensayos clínicos aleatorios de suplementos de vitamina D en mujeres embarazadas que tienen deficiencia de vitamina D con el fin de examinar el impacto en el desarrollo del cerebro infantil y el riesgo de trastornos de desarrollo neurológico, como el autismo y la esquizofrenia", concluye.