Los radicales libres de las células inmunitarias son la causa de la hipertensión sensible a la sal (Free Radic Biol Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Augusta (Estados Unidos) han concluido que los radicales libres de las células inmunitarias son la causa directa de la hipertensión sensible a la sal. Según sus hallazgos, publicados en Free Radical Biology and Medicine, en esta enfermedad las células inmunitarias se reúnen en los riñones y disparan radicales libres, aumentando la presión arterial y dañando estos órganos vitales.

Estas sustancias químicas altamente reactivas son un subproducto del uso de oxígeno por parte del cuerpo que el sistema inmunitario utiliza para matar a los invasores. Pero a altos niveles también se sabe que alteran componentes clave del organismo como las proteínas, y contribuyen a una gran variedad de enfermedades, desde la hipertensión hasta el cáncer.

"Es un mecanismo beneficioso de nuestro sistema inmunitario, excepto cuando se vuelve crónico y descontrolado", explica la líder de la investigación, Justine M. Abais-Battad. En la hipertensión sensible a la sal se convierte en una respuesta inmunitaria inapropiada, que produce un exceso de especies de oxígeno reactivo, aumenta la inflamación y la presión arterial y hace que los riñones retengan más sal.

Para sus estudios, utilizaron ratas sensibles a la sal. Ante una dieta alta en sal, los animales perdieron su protección, su presión arterial aumentó y experimentaron daños en los riñones. Cuando se les quitó la dieta alta en sal, esos problemas se resolvieron. "Las especies de oxígeno reactivo producidas específicamente por las células inmunitarias es suficiente para provocar hipertensión en estas ratas. Ese es un gran problema. Si podemos empezar a entender un enfoque en el que podamos bloquear esta producción de radicales libres por parte de esas células, especialmente en el riñón, hay un potencial tratamiento", argumenta Abais-Battad.