Los profesionales sanitarios se unen contra la publicidad engañosa en salud


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los profesionales sanitarios cada vez se muestran más preocupados por el creciente número de publirreportajes engañosos, confusos y que crean falsas expectativas, por parte de empresas del sector salud y de profesionales sanitarios. Según expertos, estos anuncios , que tienen la intención de publicitar servicios, prestaciones e inclusive resultados, van en contra de la deontología profesional. Es por ello que el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos y el Consejo General de Dentistas se han unido para reclamar una política de tolerancia cero hacia aquellas personas o empresas que antepongan su beneficio económico frente a la salud de los ciudadanos.

“No se trata de una publicidad objetiva, prudente ni veraz, puesto que puede levantar falsas esperanzas en los lectores y/o pacientes en cuanto al resultado de tratamientos de diversas enfermedades, algunas tan graves como el cáncer”, señalaba Oscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas.

Por su parte, Serafín Romero, presidente del CGCOM insistía en que “la publicidad debe estar reservada a los espacios y medios específicamente dedicados a este fin; el ciudadano debe percibir con claridad que se trata de un mensaje publicitario y debe quedar claramente diferenciado el mensaje publicitario de la comunicación del avance científico”.

Dando un paso más, ambos Colegios profesionales han querido unir también sus fuerzas para volver a reclamar a los grupos parlamentarios la urgente necesidad de aprobar una ley estatal que regule la publicidad sanitaria.

Todo ello con el objetivo de regular los publirreportajes que aparecen con frecuencia en distintos medios de comunicación, promocionando la actividad sanitaria de sociedades mercantiles y cuyo formato no permite al ciudadano percibir con claridad que se trata de una publicidad encubierta. Además, ambos representantes de los profesionales sanitarios recordaban que este tipo de publirreportajes se pueden incumplir los artículos 64.3.g y 65 del Código de Deontología Médica del CGCOM.