Los pediatras de AP recuerdan que el uso prudente de los antibióticos debe ser un objetivo para su especialidad


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El grupo de trabajo de Patología Infecciosa de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ha recordado que el uso prudente de los antibióticos debe ser un objetivo prioritario para los pediatras de atención primaria, con motivo de la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos.

Además, tiene que facilitarse "a nuestros pacientes y sus familias información veraz y comprensible sobre el uso correcto de estos medicamentos", ha incidido Rosa Albañil Ballesteros, que ha pasado a coordinadora de la Guía ABE, que busca instaurar un modo de uso más racional de los antimicrobianos, según ha anunciado la AEPap.

La guía, que nació en 2007, es una publicación en formato electrónico y con acceso libre, dirigido a todos los médicos encargados de atender a la población pediátrica. Desde este año 2018, después de 11 años de trayectoria, ha pasado a depender directamente de la AEPap, bajo la coordinación de la citada especialista, que ha adquirido el compromiso de crear nuevos contenidos para la misma y actualizar los existentes.

Las bacterias resistentes a los antibióticos pueden producir infecciones potencialmente más graves de más difícil tratamiento, prolongan los ingresos hospitalarios y complican otros procedimientos médicos y quirúrgicos como el tratamiento de tumores o los trasplantes de órganos. Por todo ello son responsables directos de muertes entre los pacientes que las padecen.

De acuerdo con datos de 2017 proporcionados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), España es uno de los países europeos con mayor consumo de antibióticos y, en consecuencia, también son muy elevadas las cifras de bacterias resistentes. También los niños españoles, sobre todo los más pequeños, reciben antibióticos con más frecuencia que en otros países europeos. Los pediatras han subrayado especialmente que la mayoría de infecciones en los niños son de origen viral, no bacteriano y, por tanto, los antibióticos no son eficaces para su tratamiento.

También es preocupante el desconocimiento de gran parte de la población sobre los antibióticos. De acuerdo con el Eurobarómetro de 2016, casi la mitad de los encuestados en España cree que los antibióticos valen para matar los virus y para el tratamiento de la gripe y el catarro.

Uno de los mecanismos que pueden disminuir la utilización de antibióticos es la prevención de las infecciones. Para conseguir este objetivo existen dos tipos de actuaciones: medidas de higiene para prevenir las infecciones en general como el lavado frecuente de manos y la utilización de vacunas mediante la administración a la población general de las vacunas del calendario oficial así como las recomendadas en grupos de riesgo.

Para mejorar los conocimientos que sobre antibióticos en la población española, desde la web Familia y Salud la AEPap ofrece documentos especialmente dirigidos a padres y familias sobre el uso adecuado de los mismos, concretamente en el Rincón del antibiótico y Decálogo del buen uso de los antibióticos.