Los países europeos de la OMS se comprometen a mejorar sus repuestas ante emergencias de salud pública


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los países de la región europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se han comprometido, en una reunión organizada recientemente en Estambul (Turquía), a mejorar su respuesta ante emergencias de salud pública.

"Esta reunión demuestra que tenemos la intención de dar un impulso sin precedentes para traducir en acciones nuestros compromisos políticos", ha comentado el director de Gestión de Programas y director de la División de Emergencias de Salud y Enfermedades Transmisibles de la OMS/Europa, Nedret Emiroglu.

Tal como ha recordado, "ninguna organización, ni ningún país" pueden responder solos ante las emergencias de salud pública, por lo que ha reiterado la necesidad de que todos los estados se impliquen en la puesta en marcha de una acción conjunta para ofrecer soluciones a la población.

Las enfermedades pueden propagarse rápidamente y las personas que huyen de las emergencias a menudo cruzan las fronteras internacionales. Esto puede tener un efecto dominó en otros países y regiones, incluso en aquellos que no se ven directamente afectados por las emergencias. Entre los ejemplos más recientes destacan los brotes de virus del Ébola y el Zika.

En este sentido, durante la reunión se ha recordado que los sistemas sanitarios europeos han demostrado que pueden gestionar la importación de enfermedades como las fiebres hemorrágicas y, de hechos, aquellos que reciben más inmigración ya están tomando medidas para proporcionar acceso a los servicios de salud a esta población.

Sin embargo, los expertos han avisado de que Europa sigue siendo vulnerable a una amplia gama de enfermedades como, por ejemplo, los brotes de sarampión y el virus del Nilo Occidental, la resistencia a los antimicrobianos, las infecciones por alimentos y agua contaminada, las inundaciones y los terremotos, los conflictos o los ataques terroristas.

Todos los años, la Región Europea de la OMS recibe más de 20.000 avisos de amenazas para la salud pública. De estos, 2.000 requieren que la organización realice evaluaciones formales, y aproximadamente 50, o una cada semana, necesitan una respuesta.

"La preparación de la región para la próxima pandemia de gripe es particularmente importante. Hasta la fecha, menos de 1 de cada 3 países de la región ha revisado sus planes de influenza pandémica desde la pandemia de 2009, y la tasa de vacunación ha disminuido constantemente", han detallado los expertos de la OMS.

Una cosa que todas las emergencias tienen en común es que su impacto puede reducirse enormemente invirtiendo en sistemas de prevención. De hecho, se ha demostrado que por cada euro invertido en medidas de prevención y repuesta ante una emergencia de salud, se produce un ahorro de más de siete euros.

"Además de salvar vidas, esta inversión protege a las sociedades y economías, fortalece los sistemas de salud y contribuye a los esfuerzos globales de la OMS para proteger a 1.000 millones de personas más en todo el mundo de las emergencias de salud. Esto también ayuda a allanar el camino hacia el logro de varios Objetivos de Desarrollo Sostenible, concluyó Emiroglu.