Los pacientes con cáncer pueden tener más probabilidades de desarrollar diabetes (JAMA Oncol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las personas que son diagnosticadas de cáncer pueden tener más probabilidades de desarrollar diabetes, según sugiere un estudio realizado por investigadores de la Universidad Sungkyunkwan en Seúl, Corea del Sur, publicado en JAMA Oncology, sobre una muestra de 524.089 hombres y mujeres de entre 20 y 70 años.

Los pacientes con cáncer presentaron 35% más probabilidades de desarrollar diabetes que las personas sin tumores malignos. Hacia la mitad del estudio, de los participantes que habían participado en la investigación durante al menos siete años, 15.130 había desarrollado cáncer y 26.610 diabetes.

"Las razones por las que los pacientes con cáncer pueden tener mayor riesgo de diabetes no están claras, pero parece que, en algunos casos, puede estar relacionado con el cáncer en sí o con los tratamientos utilizados para erradicar los tumores", ha explicado el autor principal del estudio, Juhee Cho.

Además, el investigador apunta que el cáncer es "una experiencia altamente estresante, asociada con múltiples episodios de alto estrés como infecciones, episodios de sangrado y cirugía, que también pueden aumentar el riesgo de diabetes".

En el estudio, el riesgo de diabetes varió según el tipo de cáncer. Con el cáncer de páncreas el aumento del riesgo de diabetes se quintuplicaba, mientras que se duplicó aproximadamente para las neoplasias malignas hepáticas y renales. Los tumores de vesícula biliar y de pulmón se asociaron al menos a un riesgo de diabetes un 70% mayor, mientras que las neoplasias mamarias, tiroideas y de estómago también estuvieron relacionadas con un mayor riesgo de diabetes.

El tiempo también jugó un papel importante, con un riesgo 47% mayor de diabetes en el primer año o dos después de un diagnóstico de cáncer. De 6 a 10 años después del diagnóstico de cáncer el aumento del riesgo fue del 19%.

"Las terapias contra el cáncer como los esteroides y muchos regímenes de quimioterapia y radioterapia pueden aumentar los niveles de glucosa. Esto puede explicar en parte la relación. Otro factor importante podría ser que muchos de estos pacientes son visitados por los médicos con frecuencia y se hacen muchos análisis de sangre, lo que puede significar que su diabetes se recoge más rápido que las personas que no tienen muchos análisis de sangre", apuntan los investigadores.