Los nuevos fármacos reducen la progresión de la nefropatía diabética


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Varios ensayos clínicos con nuevos fármacos han confirmado que la progresión de la enfermedad renal diabética puede reducirse, así como que su tratamiento no solo frena la progresión de esta patología, sino también mejora los diagnósticos de los problemas renales y cardiovasculares, según han expuesto nefrólogos de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) pertenecientes al Grupo Español de Estudio de la Nefropatía Diabética (GEENDIAB), que han celebrado su XXIX Reunión en Madrid.

Entre las novedades y trabajos analizados se ha presentado el estudio español PROGRESER, que ha analizado los factores asociados a progresión de la enfermedad renal en estadios iniciales, y que ha determinado que la diabetes no es un factor definitivo para la aceleración de la enfermedad renal, si es bien manejada y controlada precozmente.

Este estudio, desarrollado por 50 investigadores del GEENDIAB y la SEN en 25 hospitales y centros de toda España con 487 pacientes con enfermedad renal diabética en estadio 3, ha concluido que no existe una relación significativa entre diabetes como causa de la progresión de la enfermedad y la mortalidad, que alcanzó un 6%, y que existen otros factores, como los cardiovasculares, que sí contribuyen de manera más directa a la progresión de la enfermedad renal en pacientes con diabetes.

En el encuentro, en el que han participado más de 60 nefrólogos y expertos en el campo de la nefropatía diabética, también se han dado a conocer los resultados del estudio internacional CREDENCE, sobre el uso de canagliflozina en casos de enfermedad renal diabética, y cuyo tratamiento ha conseguido reducir la tasa de progresión renal y retrasar el inicio de la diálisis en pacientes con diabetes.

En este trabajo, la canagliflozina se utilizó en pacientes que presentaban nefropatía establecida y con distintos grados de insuficiencia renal (función renal normal, levemente disminuida y gravemente disminuida), y sus resultados han demostrado beneficio en pacientes con enfermedad renal, especialmente en la nefropatía diabética.

Estos estudios y ensayos se enmarcan dentro de dos nuevos grupos de fármacos para el tratamiento de la enfermedad renal diabética que están teniendo resultados positivos para reducir la progresión de la enfermedad y mejorar los diagnósticos de los problemas renales y cardiovasculares en los pacientes renales.

Estos fármacos son los inhibidores del transportador renal sodio-glucosa (iSLGT2), para la mejoría del control glucémico y la reducción de las tasas de mortalidad renal y cardiovascular; y los fármacos agonistas del receptor del GLP-1, que permiten reducir la albuminuria (la pérdida de albúmina de la orina) y utilizarlos en pacientes con una función renal muy reducida.