Los niños nacidos gracias a la reproducción asistida no presentan un mayor riesgo de cáncer (Human Reprod)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

No hay un mayor riesgo de sufrir cualquier tipo de cáncer en los niños nacidos por reproducción asistida, hijos de mujeres subfértiles, con respecto a otros niños, según concluye un estudio realizado por investigadores del Instituto del Cáncer de los Países Bajos, que ha analizado el riesgo de cáncer a largo plazo en niños nacidos gracias a procedimientos de reproducción asistida en comparación con los de la población general.

El estudio, realizado sobre una muestra de 47.690 niños, se publica en Human Reproduction y destaca por ser la investigación más importantes realizada hasta ahora, ya que ha habido pruebas contradictorias sobre si estos niños con tienen o no un mayor riesgo de cáncer.

Los niños del estudio fueron seguidos durante un promedio de 21 años, lo que lo convierte en el primer estudio en comparar los resultados en estos niños durante un período de tiempo tan largo.

La investigadora principal, Flora van Leeuwen, afirma que "es especialmente importante porque incluye un niños naturalmente concebidos nacidos de mujeres subfértiles; estas mujeres son diferentes de la población general y es posible que la dificultad para concebir sea un factor que influya en el riesgo de cáncer en su descendencia".

De los 47.690 niños incluidos en el análisis, 231 desarrollaron cáncer. Después de ajustar por factores que podrían confundir los resultados, como la edad y la causa parental de la subfertilidad, el riesgo general de cáncer a largo plazo no aumentó en los niños concebidos por reproducción asistida en comparación con los niños concebidos naturalmente de las mujeres subfértiles, ni en comparación con la población general.

Sin embargo, el riesgo de cáncer aumentó un poco, aunque no fue estadísticamente significativo, en los niños concebidos después de la inyección intracitoplásmica de esperma (ICSI) o de embriones que se habían congelado antes de descongelarse y usarse para el tratamiento de fertilidad.

"Estos son dos tipos de tratamientos de fertilidad que son se usa con más frecuencia hoy en día. También encontramos un riesgo ligeramente mayor, estadísticamente insignificante de leucemia linfoblástica y melanoma. Como el número de cánceres en estos grupos era pequeño, estos hallazgos pueden deberse al azar y deben interpretarse con precaución", explica la primera autora del estudio, Mandy Spaan.

Los investigadores analizaron los datos de un gran estudio a nivel nacional de mujeres subfértiles (estudio OMEGA) que fueron tratadas en una de las 12 clínicas de fertilidad holandesas entre 1980 y 2001. También recogieron datos sobre las crías y la información se vinculó a datos sobre la incidencia de cáncer del Registro de Cáncer de los Países Bajos entre enero de 1989 y noviembre de 2016.

De los 47.690 niños nacidos vivos, 24.269 fueron concebidos por reproducción asistida, 13.761 fueron concebidos naturalmente y 9.660 fueron concebidos naturalmente o con la ayuda de medicamentos para la fertilidad, como los medicamentos de estimulación ovárica, pero no mediante reproducción asistida. En cuanto a los casos de cáncer, de los 231 casos que se presentaron, hubo 31 casos de leucemia linfoblástica y 26 casos de melanoma.

"No hay una explicación clara de por qué debería haber un mayor número de estos cánceres. Podría ser que algunos tratamientos de fertilidad podrían inducir alteraciones hereditarias en ciertos genes que aumentan el riesgo de melanoma y leucemia; sin embargo, más investigación con mayor Se necesitan números para aclarar este hallazgo", señala Spaan.

En cualquier caso, Van Leeuwen añade que "estos resultados proporcionan pruebas tranquilizadoras de que los niños concebidos como resultado de los tratamientos de fertilidad no tienen un mayor riesgo de cáncer después de una mediana de seguimiento de 21 años. Permitirán que los médicos informen mejor a las parejas que consideran el tratamiento de fertilidad sobre Su seguridad a largo plazo para sus hijos".

"Sin embargo, como cada vez nacen más niños a través de ICSI y la crioconservación de embriones, el riesgo de cáncer a largo plazo debe investigarse en un mayor número de niños nacidos como resultado de estas técnicas", apunta.

Actualmente están ampliando el estudio para incluir a más de 30.000 niños concebidos, que incluirá a los niños nacidos después de la ICSI y/o con crioconservación de embriones. "Esperamos que esto proporcione más evidencia sobre la posible riesgo a largo plazo de cáncer para estos niños", concluyen.