Los niños cuyas madres consumen marihuana son más propensos a probarla a edades más tempranas (Am J Prevent Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

A medida que los cambios normativos y culturales prevalecientes normalizan el uso médico y recreativo del cannabis por parte de los adultos, la identificación de los posibles factores de riesgo es clave para prevenir las consecuencias para la salud pública, según un artículo publicado en el American Journal of Preventive Medicine.

Cuando las madres consumen marihuana durante los primeros 12 años de vida de sus hijos, es más probable que sus hijos que consumen cannabis comiencen a una edad más temprana que los de madres que no la consumen, según un nuevo estudio de la Harvard T.H. Chan School of Public Health (Estados Unidos). Este estudio es el primero en establecer una relación entre el consumo de cannabis materno durante la vida de un niño y su iniciación temprana en una cohorte longitudinal representativa a nivel nacional y examinar el papel de la raza, el género y otros factores sociales y ambientales.

"La iniciación temprana es uno de los predictores más fuertes de la probabilidad de experimentar consecuencias para la salud por el uso de la marihuana. En un entorno regulatorio cambiante en el que esperamos que el consumo de marihuana por parte de los adultos se convierta en algo más normativo, el desarrollo de una comprensión más profunda y matizada de los factores de riesgo social para la iniciación temprana es un paso crítico en el diseño y la ejecución de la intervención. Incorporar el consumo de cannabis materno en nuestra comprensión de los importantes factores de riesgo para la iniciación temprana puede ayudarnos a identificar mejor a los jóvenes en riesgo para estrategias de prevención más adaptadas o intensivas", explicó la investigadora principal Natasha A. Sokol.

Los investigadores analizaron dos cohortes relacionadas de The National Longitudinal Survey of Youth 1979 (1980-1998 waves) y Child and Young Adults (1988-2014 waves) para evaluar el momento y la extensión del uso y la iniciación de la marihuana materna e infantil. Evaluaron los datos de 4.440 niños y 2.586 madres sobre el efecto del uso materno de marihuana entre el nacimiento y los 12 años de edad en la subsiguiente iniciación de ese niño, controlando los factores potencialmente importantes relacionados con el comportamiento y la cognición temprana del niño y la posición socioeconómica y el ambiente social de la familia. En total, 2.983 niños (67,2%) y 1.053 madres (35,3%) se identificaron como consumidores de cannabis. Los investigadores encontraron que los niños cuyas madres usaban marihuana estaban en mayor riesgo de iniciación a la marihuana antes de los 17 años de edad y comenzaron a los 16 años, en comparación con los 18 años de edad entre los niños de no consumidores, notando que este efecto era ligeramente más fuerte entre los niños no hispanos y no negros.

Aunque generalmente se piensa que la marihuana es menos nociva que otras drogas de abuso, la probabilidad de experimentar consecuencias para la salud asociadas al uso de la marihuana está fuertemente ligada a la edad en el momento de la iniciación, de manera que aquellos que se inician antes tienen un riesgo mucho mayor.

Las consecuencias negativas pueden ser particularmente marcadas para los niños y adolescentes durante estas edades críticas para el desarrollo. El consumo de cannabis en niños y adolescentes se asocia a deficiencias en la atención, la concentración, la toma de decisiones y la memoria de trabajo, y un aumento de la impulsividad, que puede persistir durante semanas después del consumo, con pruebas de que algunos efectos cognitivos, incluidas las reducciones del coeficiente intelectual, pueden persistir hasta la edad adulta. Entre los consumidores de cannabis, la iniciación temprana se asocia a un mayor riesgo de ansiedad y trastornos depresivos.

Estados Unidos está experimentando actualmente un cambio radical en torno a la marihuana. Se espera que este cambio cultural resulte en aumentos en la prevalencia, frecuencia, visibilidad y aceptabilidad del consumo de marihuana en adultos. Entender el impacto del uso de los padres en la iniciación temprana de la marihuana es un paso importante para anticipar las formas en que los cambios sociales ambientales pueden alterar la carga de la enfermedad asociada a la marihuana en Estados Unidos.

Los hallazgos indican que los hijos de padres que consumen marihuana podrían ser un subgrupo importante para la identificación e intervención temprana basada en la evidencia por parte de pediatras y proveedores de atención médica para adolescentes. Aunque la investigación futura sobre los mecanismos que sustentan esta relación es necesaria antes de que se puedan hacer recomendaciones más específicas, los prescriptores de marihuana y otros médicos podrían considerar educar a los padres que consumen marihuana sobre el tema y enseñarles estrategias preventivas para retrasar el consumo en sus hijos.