Los neutrófilos matan los Staphylococcus aureus resistentes a la meticilina antes de que entren en el cuerpo (Cell Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los neutrófilos podrían ser responsables de controlar el número de bacterias de una cepa de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA) en la piel humana antes de que esta bacteria tenga la oportunidad de invadir, según un nuevo estudio del Instituto Karolinska (Suecia), publicado en Cell Reports.

Los resultados de esta nueva investigación podrían proporcionar una explicación de por qué esta superbacteria solo es transportada temporalmente por algunas personas.

Los investigadores han desarrollado un modelo de ratón "humanizado" en el que se injerta piel humana, lo que ayuda a observar la respuesta del tejido humano in vivo. Descubrieron que después de que la piel haya sido colonizada con MRSA, se concentraron neutrófilos en la piel, lo que provocó la muerte de estas bacterias resistentes a los antibióticos. Esto podría explicar por qué algunas personas son solo portadores temporales de MRSA.

El estudio también destaca lo dinámica que es la piel humana. Las capas externas de la piel alguna vez se consideraron como un páramo seco y muerto y un entorno muy hostil para los habitantes microbianos. Sin embargo, ahora está surgiendo una línea de investigación para demostrar que este no es el caso.

"La piel es un entorno biológico increíblemente dinámico en el que las células inmunes y los microbios se oponen entre sí para mantener algún tipo de equilibrio, una paz tensa", explica la investigadora principal, Keira Melican.

"Las rupturas en estos equilibrios generalmente conducen a malos resultados para los humanos, y comprender cómo funciona este proceso en la piel podría tener un impacto en cómo prevenimos y tratamos las infecciones de la piel en el futuro", añade.

Staphylococcus aureus es una bacteria común que porta hasta el 50% de la población. Sin embargo, también es capaz de causar algunas infecciones graves que son cada vez más difíciles de tratar debido al aumento de la resistencia a los antibióticos. Comprender la respuesta inmunitaria humana es una parte fundamental para comprender cómo frenar la propagación de bacterias resistentes.

"Esperamos que nuestro modelo de piel humanizada ayude a garantizar que nuestros resultados sean relevantes para los humanos, y no solo para los ratones", declara Melican.