Los neuroestimuladores para la epilepsia pueden reducir los síntomas neuropsiquiátricos (Epilepsy Behav)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los neuroestimuladores para la epilepsia pueden reducir los síntomas neuropsiquiátricos, como la ansiedad, la depresión, la psicosis o los problemas de memoria, según han puesto de manifiesto investigadores de la Universidad de Alabama (Estados Unidos) en un estudio publicado en Epilepsy & Behavior.

Las personas con epilepsia resistente a los medicamentos suelen tener estos síntomas neuropsiquiátricos, los cuales impactan de forma negativa en su calidad de vida. Diagnosticarlos y controlarlos es un desafío porque su presentación puede confundirse con las convulsiones.

Ante este escenario, los investigadores probaron neuroestimuladores en cinco pacientes que se encontraban en sus casas, comprobando que eran capaces de registrar datos de electrocorticografía cerebral iniciados cuando un paciente detecta un ataque de ansiedad o de pánico.

Estos datos son clave para mostrar si la comorbilidad neuropsiquiátrica comenzó antes, durante o después de una convulsión epiléptica. Además, puede guiar los cambios en la medicación o la terapia que pueden reducir los síntomas negativos causados por los ataques que se inician fuera de las convulsiones, incluidas las crisis psicógenas no epilépticas.

"La ansiedad o la psicosis inducida por convulsiones se trata con medicamentos anticonvulsivos, mientras que la psicosis 'pura' se trata con medicamentos antipsicóticos. Este estudio será atractivo para los pacientes, ya que la ansiedad o la depresión es un problema común en la epilepsia, y los pacientes se sienten frustrados ya que piensan que siempre estamos enfocados en tratar sus convulsiones y no la depresión", comentan los autores.

Con el neuroestimulador cuando un paciente siente la aparición de un incidente neuropsiquiátrico puede usar un imán para iniciar el registro cerebral y, posteriormente, transferir los datos a un ordenador portátil protegido con contraseña. De esta forma, los médicos pueden revisar los datos para guiar las terapias.

"La disponibilidad de la electrocorticografía ambulatoria proporciona la oportunidad de controlar las comorbilidades en la epilepsia que pueden imitar las convulsiones y contribuir a la mala calidad de vida", concluyen los investigadores.