Los médicos navarros mantienen la huelga tras rechazar el documento de Salud


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Sindicato Médico de Navarra ha reclamado “un interlocutor capaz de negociar todos los aspectos de la reivindicación” y mantiene la convocatoria de huelga para los próximos días 28 de febrero y 1 de marzo. Así se ha dado a conocer después de que el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra haya remitido un documento base, en el que recogen propuestas concretas, como punto de partida para su desarrollo durante el proceso de diálogo. Sobre el mismo, el Sindicato Médico de Navarra ha afirmado que “constituye una afrenta más hacia los facultativos que con su trabajo y dedicación están sosteniendo el actual sistema sanitario de Navarra”.

En concreto, desde el sindicato han expuesto que les “ha llamado poderosamente la atención la falta de concreción y contenido real de las propuestas, que reflejan fielmente la manera de hacer de este Gobierno, publicitar a bombo y platillo el inicio de unas reuniones sin comunicación previa del cronograma al Comité de Huelga, estableciendo una estrategia de dilación y trampantojo en lugar de acciones efectivas para la solución del problema”.

De esta forma, opinan que a raíz de estas propuestas, se desprende que el Departamento de Salud sigue “poniendo en duda el deterioro asistencial, el maltrato laboral a los médicos, las bajas y discriminatorias retribuciones y la pérdida de liderazgo del colectivo médico”.

La visión del Departamento de Salud

Por su parte, desde el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra han defendido la validez de este documento. Tal y como exponen, el mismo actualiza e iguala los complementos que perciben los profesionales sanitarios de Atención Primaria y Atención Hospitalaria por la realización de actividad extraordinaria cuando esta sea necesaria: para reducir las listas de espera, para garantizar los tiempos por consulta adecuados o para suplir la ausencias de un compañero cuando no es posible contratar más profesionales por no haberse agotado las listas de contratación.

Es por ello que ha destacado su “apuesta por la actual oportunidad de diálogo”, apelando a la “la responsabilidad y a la sincera voluntad de negociación como la mejor vía para alcanzar un acuerdo que responda a las demandas de los profesionales sanitarios”.

Como ejemplo de propuestas concretas, el documento incluye incrementos de plantillas en Atención Primaria que “permitirán para reducir las diferencias de carga de trabajo existentes que afectan a determinados profesionales”. Asimismo, incluye medidas de conciliación familiar y laboral, apuesta por definir y regular las plazas de difícil cobertura y se compromete a seguir reforzarán al máximo las acciones que ya se vienen realizando para estabilizar las plantillas.