Los médicos navarros estudian movilizaciones para recuperar “lo perdido por la crisis”


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

“La imagen que se quiere dar de que los médicos de la Comunidad foral de Navarra somos unos privilegiados en comparación con el aumento de retribuciones de los funcionarios de Navarra para 2019 está muy lejos de la realidad”, subrayan desde el Sindicato Médico de Navarra, desmintiendo informaciones y declaraciones sobre su situación laboral.

Desde la central mayoritaria de facultativos del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea recuerdan que en el año 2010, a raíz de los recortes establecidos desde el Gobierno Central para disminuir el Gasto Público, el Gobierno de Navarra decretó una rebaja de las retribuciones de sus funcionarios, que si bien en el resto de comunidades se realizó de forma igualitaria bajando el sueldo a todos un 5 por ciento, en Navarra se llevó a cabo de una forma no homogénea, con un descenso del 6,7 por ciento en el nivel A (médicos), un 4,86 por ciento en el nivel B (enfermeras), un 3,54 por ciento en el nivel C, un 1,35 por ciento en el nivel D (auxiliares) y un 0,24 por ciento en nivel E (celadores).

Este año, explican desde el SMN, el Gobierno Central pactó con los Sindicatos UGT, CC.OO y CSIF una subida del sueldo de los funcionarios públicos de un 2.25 por ciento con la intención de realizar una reversión parcial de los recortes de 2010. “Esta es la primera falsa impresión que puede extraer la ciudadanía cuando lee informaciones o escucha declaraciones, y es que no se trata propiamente de una subida de sueldo a los funcionarios del Gobierno de Navarra, sino únicamente de la recuperación parcial de su poder adquisitivo previo a 2010”, añaden.

Los recortes no igualitarios de los médicos

Pero es que además, en el caso de los médicos  reconocen que es todavía mucho más engañoso, ya que al haberse realizado unos recortes de forma no igualitaria y sin embargo  la posterior subida haya sido del mismo porcentaje para todos, “se da la paradoja de que a día de hoy y respecto a 2010, si tenemos en cuenta también la recuperación del IPC de los dos últimos años, el nivel A (médicos) sigue con un descenso de sus sueldos de un – 3,16 por ciento y el nivel B con  una bajada de un  -1,25 por ciento, mientras que en el nivel D hay un ascenso de +2,36 por ciento y en el nivel E la subida es todavía mayor con un +3,55 por ciento”, han explicado.

Tal y como aclaran desde el SMN, el estamento médico está lejos de poder “seguir alegrándose”. Y es que hace unos meses el Gobierno Central aprobó el reparto de unos Fondos Adicionales para las Comunidades Autónomas que habían cumplido el objetivo de déficit, de los que correspondieron a Navarra 180 millones de euros de los cuales 10 millones se adjudicaron a Salud.

En octubre de 2018 el actual Gobierno de Navarra decidió que el  total de estos 10 millones fuese a parar exclusivamente para mejoras salariales de los estamentos E y D (ascenso automático de todo el personal de nivel E al D y promoción de algunos estamentos del nivel D al C), sin ninguna mejora para el resto de niveles, que precisamente son los que  más esfuerzo económico habían soportado para colaborar en el cumplimiento del objetivo de déficit.

“En opinión de la Consejera Beaumont estos acuerdos ratificaban su propuesta electoral de apostar por la mejora de la Sanidad Pública. Nuestro punto de vista es que sólo se ha pensado en favorecer a una parte de los trabajadores de  dicha Sanidad Pública, ignorando al resto”, recalcan.

Los más perjudicados por la crisis

Consideran desde la central médica navarra que si en el año 2010, cuando se aprobó el recorte desigual de los sueldos de los funcionarios con una rebaja de casi el 7 por ciento de su salario, los médicos se hubieran manifestado en contra, seguramente se les habría acusado de insolidaridad.

En el momento actual, pasados 8 años durante los cuales han sido el colectivo más perjudicado en dichos recortes, se ven con la fuerza moral de reclamar la restauración “que consideramos justa de nuestras retribuciones anteriores, ya que  a pesar de haber sido los que mayor esfuerzo económico hemos tenido que soportar, el premio a este esfuerzo es que no sólo no recuperamos nuestros sueldos anteriores, sino que persiste una rebaja de un 3,16 por ciento para el resto de nuestra vida laboral, mientras que otros colectivos que casi no han sufrido merma de sus ingresos durante estos 8 años tienen la recompensa de no sólo recuperar su sueldo anterior, sino que logran una subida de entre el 2,5 y el 3,5 por ciento respecto a 2010 “.

“Y, además, -continúan explicando- se les favorece con la última resolución de ascenso de nivel profesional con el consiguiente aumento de ingresos no sólo en este momento sino para los años siguientes. Si se descontó en 2010 de forma escalonada también se debería devolver ahora de forma escalonada”.

Situación insostenible

En relación a la comparación que se quiere realizar entre el sueldo de los médicos con el de otros funcionarios, desde el sindicato médico navarro recuerdan que “además de la diferente capacitación y responsabilidad, la actividad laboral del médico incluye de forma obligatoria su jornada normal más la realización de guardias, tanto en días laborales como festivos o periodos vacacionales como Navidades o San Fermín, lo que hace  que aumente considerablemente el número de horas trabajadas al año respecto a otros profesionales”, apostillan.

En esta línea, como ya han denunciado en otras ocasiones y como ha informado EL MEDICO, los facultativos navarros son los peor retribuidos del país (lo que no ocurre con el resto de estamentos sanitarios de la Comunidad Foral). “A esto, se une al deterioro de las condiciones laborales de la profesión médica en general que afecta a todo el Estado y que hace que en este momento haya colectivos médicos en huelga en varias comunidades  (presión asistencial por masificación y falta de médicos, con el consiguiente deterioro de la relación médico-paciente y aumento de quejas y agresiones)”, sostienen.

Por todas estas razones desde el Sindicato Médico de Navarra consideran que la situación actual es insostenible y “por ello se están realizando asambleas informativas y está prevista la iniciación de movilizaciones para intentar conseguir  la concienciación de la población y de los organismos responsables”, concluyen.