Los médicos catalanes de Atención Primaria se movilizan


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los médicos de Atención Primaria (AP) de Cataluña, cansados de que sus reiterativas reivindicaciones sobre su situación laboral, han dado luz verde a sus representantes del Sindicato Médico (MC) para que inicien distintas movilizaciones; y desde Metges de Cataluña han convocado este miércoles una huelga de facultativos en la Atención Primaria del Institut Català de la Salut (ICS) -unos 5.700 entre médicos de familia, pediatras, odontólogos y ginecólogos-, los días 26, 27, 28, 29 y 30 de noviembre en el formato de paro general ante la “sobrecarga asistencial que se hace insostenible”.

El colectivo médico se reunió el pasado fin de semana en la sede de la central médica de Cataluña (MC) donde analizaron y debatieron en profundidad la situación tan delicada en la que se encuentran los facultativos de AP catalanes. Consideran los profesionales sanitarios del primer nivel asistencial que “ya no pueden más, que es imposible seguir ejerciendo su función asistencial en la situación tan precaria en la que se encuentran”.

A pesar de no querer tener que llegar a situación de presión, en el encuentro los médicos sostuvieron que la Administración les ningunea y que no les queda más medida que iniciar movilizaciones. “Es la única respuesta que nos están dejando”, concluyeron los médicos de AP, visiblemente molestos por la falta de atención del sistema hacia su colectivo.

Ha atribuido esta situación a los recortes de 2010, con la pérdida de 920 profesionales -según cifras del ICS- y la generalización de la no cobertura de bajas laborales ni jubilaciones desde entonces, con lo que los sanitarios tienen que atender a más pacientes en menos tiempo: “Cada vez hay más compañeros que se ven obligados a coger la baja por las condiciones en las que están haciendo su trabajo”.

Ha lamentado que la Administración ha apostado por un modelo de trabajo cuantitativo, en lugar de cualitativo, sin respetar el tiempo que requieren para valorar la situación del paciente: “Este modelo nos está haciendo enfermar, está agotando a los profesionales”, y les está haciendo perder el control sobre el acto médico al no dotarles de tiempo para reflexionar.

A esto se suma una bajada del 30 por ciento del poder adquisitivo de los facultativos de los centros de atención primaria (CAP), que implica que muchos opten por trabajar en hospitales porque el sueldo no compensa la carga: “La sanidad catalana está en urgencias, pero la atención primaria está en la UCI”, ha diagnosticado, y ha lamentado sordera por parte de la Generalitat a sus peticiones.

“En el mismo periodo -desde 2010- hemos visto como el presupuesto que se asigna a la Primaria no para de menguar”, y ha pasado de recibir el 18,4 por ciento de la cuantía de salud de la Generalitat en 2010 al 16,9 por ciento actual, lejos del 25 por ciento que ven necesario.

El sindicato de los médicos de Cataluña trabajan ya en este frente único de reivindicaciones cuyo objetivo es provocar mejoras en la atención sanitaria, pero, sobre todo, tal y como han indicado a EL MÉDICO INTERACTIVO fuentes de AP catalanas, para dignificar las condiciones en las que trabajan los médicos de familia, pediatras, odontólogos y ginecólogos de los equipos de Atención Primaria (EAP) del Instituto Catalán de Salud.

Más dotación para la AP

En el transcurso de la reunión de los medios se estudiaron dos grandes bloques de peticiones. Por un lado, las que tienen que ver con las cargas de trabajo, la calidad asistencial, así como las relacionadas con la recuperación de las condiciones laborales y retributivas previas a los recortes sanitarios. Y todo ello bajo el objetivo de demandar un aumento notable de la dotación presupuestaria dirigida a la atención primaria.

Además, los integrantes en el encuentro coincidieron a la hora de señalar que el estado de la AP en Cataluña es “alarmante” y que se precisan medidas inmediatas para frenar su “precarización progresiva”, recalcaron.