Los infartos de miocardio son cada vez más frecuentes en adultos jóvenes


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

A pesar de que cada vez se están produciendo menos infartos de miocardio, en gran parte debido al uso de medicamentos como las estatinas y una disminución del tabaquismos, estos eventos aumentan constantemente en adultos jóvenes, según una investigación presentada en la 68ª Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología, que se celebra en Nueva Orleans (Estados Unidos).

El estudio, que es el primero en comparar a supervivientes de infartos jóvenes (41-50 años) a muy jóvenes (40 años o menos), encontró que entre los pacientes que sufren un infarto a una edad temprana en general, uno de cada cinco tiene 40 años o menos. Además, durante el período de estudio de 16 años (2000 a 2016), la proporción de personas muy jóvenes que tuvieron un infarto ha aumentado en un 2% cada año durante los últimos 10 años.

"Solía ser increíblemente raro ver a alguien menor de 40 años de edad con un ataque al corazón, y algunas de estas personas ahora tienen entre 20 y 30 años de edad. Según lo que estamos viendo, parece que nos estamos moviendo en la dirección equivocada", advierte el autor principal del estudio, Ron Blankstein, del Brigham and Women's Hospital de Boston (Estados Unidos).

Además, los investigadores recuerdan que, a pesar de ser 10 años más jóvenes que los que tienen infartos a sus 40 años, los muy jóvenes tienen la misma tasa de resultados adversos, incluida la muerte por otro infarto, ictus o cualquier otra razón. "Incluso si tienes entre 20 y 30 años, una vez que has tenido un ataque cardíaco, corres el riesgo de tener más eventos cardiovasculares y tienes tanto riesgo como alguien que puede ser mayor que tú", comenta Blankstein.

Como parte de su estudio, los autores trataron de identificar posibles factores de riesgo detrás del aumento de los infartos de miocardio entre los adultos más jóvenes. Los factores de riesgo tradicionales, como diabetes, hipertensión, tabaquismo, antecedentes familiares y colesterol alto, fueron similares entre los dos grupos. Sin embargo, los pacientes más jóvenes tenían más probabilidades de abuso de sustancias, incluida la marihuana y la cocaína (17,9% contra 9,3%, respectivamente), pero consumían menos alcohol.

El estudio incluyó a un total de 2.097 pacientes jóvenes (menores de 50 años) admitidos por un infarto en dos grandes hospitales estadounidenses. De ellos, el 20% tenían 40 años o menos. Los investigadores compararon a jóvenes víctimas de infarto (menores de 50 frente a menores de 40) mediante angiografía.

Las personas del grupo más joven presentaban más probabilidades de tener la enfermedad en un solo vaso, lo que sugiere que aún era temprana y limitada; sin embargo, tenían la misma tasa de resultados negativos. El grupo más joven también tuvo una disección más espontánea de la arteria coronaria que, aunque es poco frecuente, tiende a ser más común en las mujeres, especialmente durante el embarazo.

También hubo una tendencia no estadísticamente significativa hacia un menor uso de aspirina y estatinas en el alta hospitalaria entre pacientes muy jóvenes, lo que, según Blankstein, podría sugerir un sesgo en términos de los médicos que creen que estos pacientes tienen un riesgo menor debido a su edad. Sin embargo, los datos mostraron que los pacientes de ambos grupos tenían el mismo riesgo de morir después de un infarto.