Los hombres tienen más probabilidades de experimentar síntomas atípicos durante un infarto de miocardio (J Am Heart Assoc)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) ha concluido que los hombres que sufren un infarto de miocardio tienen más probabilidades de experimentar síntomas atípicos en comparación con las mujeres, lo que pone de relieve la necesidad de que ambos sexos reconozcan cuándo están sufriendo un infarto y actúen sobre los signos de advertencia.

El estudio, publicado en el Journal of the American Heart Association, rompe con el mito de que las mujeres tienden a sufrir síntomas inusuales durante un infarto. Continuar pensando que esto es cierto podría conducir a un diagnóstico erróneo, un retraso en el tratamiento e intervenciones médicas menos intensivas, según han apuntado los autores, lo que podría aumentar el número de muertes.

Para el desarrollo de la investigación, el equipo registró los síntomas de los pacientes que asistieron al servicio de urgencias de la Enfermería Real de Edimburgo, que fueron sometidos a un análisis de sangre para medir los niveles de troponina.

En total este análisis fue realizado en 1.941 personas, de las cuales 274 fueron diagnosticadas de infarto de miocardio. Entre los síntomas que presentaban los afectados, el dolor torácico fue el más común tanto en hombres como mujeres. Del mismo modo, un porcentaje similar entre ambos sexos aseguró sufrir dolor en el brazo izquierdo.

Asimismo, las mujeres tenían dolor de mandíbula o espalda y eran más propensas a experimentar náuseas y dolor en el pecho. Por su parte, los hombres presentaron síntomas más inusuales como ardor de estómago o dolor similar al de la indigestión.

En este sentido, los investigadores han puesto de manifiesto la importancia de un diagnóstico precoz de los infartos para aumentar la eficacia del tratamiento y la supervivencia. Así, han destacado que las mujeres presentan hasta 50% más probabilidades de recibir un diagnóstico inicial incorrecto.