Los fármacos actuales para la diabetes tipo 2 no son tan eficaces en los jóvenes como en los adultos (Diab Care)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio de la University of Washington Health Sciences y la University of Washington School of Medicine, Estados Unidos, publicado en Diabetes Care, ha demostrado que los fármacos que se utilizan actualmente para tratar la diabetes tipo 2, efectivos en adultos, no son eficaces en los jóvenes con la enfermedad porque no detienen su progresión.

En concreto, en jóvenes que tienen empeorada la tolerancia a la glucosa o están recién diagnosticados de diabetes tipo 2, ni un tratamiento inicial con insulina de larga duración seguida de metmorfina, ni con metmorfina únicamente, preserva la capacidad del cuerpo para seguir produciendo insulina.

Un total de 91 participantes con edades comprendidas entre los 10 y los 19 años se compararon con homólogos adultos que ya habían participado en dos investigaciones de la empresa médica RISE (Restoring Insulin Secretion).

Fueron asignados al azar en uno de los dos grupos de tratamiento previstos. El primero recibió 3 meses de insulina llamada glargina, de larga duración, seguida de nueve meses metmorfina, un fármaco comúnmente prescrito para ayudar a controlar los altos niveles de azúcar en sangre. El segundo grupo sólo tomó metmorfina durante 12 meses. Después del tratamiento fueron monitorizados durante 3 meses.

En ambos grupos la función de las células beta disminuyó durante el tratamiento y empeoró cuando terminó el mismo, lo que hace inferir que "la diabetes tipo 2 parece progresar más rápidamente en los pacientes jóvenes", ha indicado Steven Kahn, uno de los investigadores.

"Los resultados nos dicen que necesitamos desarrollar nuevos enfoques para tratar a los adolescentes con diabetes" añade Kahn. Los investigadores han calificado sus hallazgos de "preocupantes" debido a que el aumento de la diabetes en jóvenes es un problema creciente debido a la obesidad.

El tiempo es especialmente apremiante puesto que la diabetes tipo 2 aumenta la posibilidad de desarrollar complicaciones desarrolladas con la salud cardiovascular, los riñones o enfermedades nerviosas.

Sin embargo, los investigadores se muestran "desalentados" para encontrar un tratamiento que efectivamente ralentice la progresión de la enfermedad, según la científica de RISE, Ellen Leschek, porque actualmente "solo hay dos fármacos aprobados para la diabetes tipo 2".

De hecho, como la diabetes tipo 2 ha sido una enfermedad históricamente de adultos, la información acerca de tratamientos eficaces en la población menor es limitada, y los expertos en diabetes pediátrica tienen que confiar en que el tratamiento para los adultos también les funcionará a ellos, a pesar de las diferencias fisiológicas entre ambos grupos.