Los especialistas recomiendan prevenir la dermatitis atópica desde el nacimiento en niños con predisposición genética


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) subraya la importancia de prevenir la dermatitis atópica desde el nacimiento en niños con predisposición genética a sufrir enfermedades alérgicas, con motivo del Día de la Dermatitis Atópica, celebrado el pasado martes.

El 50% de los casos de dermatitis atópica se diagnostica durante el primer año de vida, según datos de la asociación. Por ello, se considera fundamental que en aquellos niños con esta predisposición "se recomiende el uso de cremas emolientes para hidratar su piel y proteger la barrera cutánea de los posibles alérgenos", indica la coordinadora del Grupo de Trabajo de Dermatitis Atópica y Alergia Cutánea de la SEICAP, María Teresa Guerra.

Pese a esta recomendación, la mitad de los pediatras de atención primaria espera al primer brote para recomendar medidas preventivas de la dermatitis atópica, según los resultados preliminares de una encuesta realizada por la asociación a 573 profesionales sanitarios.

La dermatitis atópica es una enfermedad con una gran carga genética, modulada por factores climáticos y que conlleva alteraciones inmunológicas. Estas características hacen que, en recién nacidos, se pueda "frenar la evolución de la atopia a una enfermedad crónica", para lo que es vital que, tanto los profesionales como las familias, "estén concienciados y bien informados", explica la citada especialista.

Diferentes estudios demuestran, a su vez, que una adecuada hidratación de la piel de los niños podría evitar la entrada de alérgenos en la dermis y, por tanto, frenar el desarrollo de la dermatitis atópica.

La prevención primaria de la dermatitis atópica en niños con predisposición genética "consiste en mejorar la barrera cutánea desde el nacimiento", puesto que si se mantiene en equilibrio la barrera cutánea, evitando la sequedad e inflamación, se puede "evitar el desarrollo de dermatitis atópica", indica Guerra.