Los especialistas piden un plan de eliminación de la hepatitis C para España


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Especialistas reunidos en el curso “Retos en salud pública para la enfermedad hepática: la enfermedad hepática y su contexto social”, desarrollado en la Universidad Complutense,  piden un plan de eliminación de la hepatitis C para España -que podría ser el segundo país en eliminar la enfermedad-, que combine estrategias con las que llegar a la población no diagnosticada, la diagnosticada y no tratada y, en especial, a los colectivos más vulnerables, donde gana protagonismo el tratamiento inmediato.

También han apuntado que "eliminar la hepatitis C requiere la suma de fuerzas de legisladores, gestores, profesionales clínicos y pacientes".

En este sentido, José Luis Calleja, vicepresidente de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) y director del curso, ha declarado que "debemos estar muy orgullosos de lo que hemos hecho hasta ahora, ya que nos ha situado en una situación inmejorable para convertirnos en el segundo país del mundo en poder eliminar esta enfermedad". "No obstante, para conseguir este hito debemos dar los pasos definitivos y ello pasa por la aprobación de un plan de eliminación", ha indicado.

Por su parte, Julia del Amo, directora del Plan Nacional sobre el Sida del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y directora del Observatorio del Sistema Nacional de Salud, ha comprometido la "apuesta decidida por parte del Ministerio de alcanzar las metas fijadas para conseguir la eliminación de la hepatitis C en España".

En este sentido, Del Amo ha defendido que el Plan de Eliminación para la Hepatitis C debería incluir estrategias sencillas con las que llegar a la población general y poder diagnosticar a todos aquellos pacientes que pueden tener la infección, así como aquellos que fueron diagnosticados en su momento, pero que por diversos motivos no han accedido todavía al tratamiento.

Otra de las propuestas por Del Amo para la eliminación del virus es realizar una búsqueda activa de los diagnosticados a través de las bases de datos y garantizar que no haya barreras ya que existe un importante número de pacientes que puede tener hepatitis C y no ser conscientes de ello, al tratarse de una patología silente".

Desde la aprobación del Plan Estratégico Nacional para la Hepatitis C en 2015, se han tratado 128.534 pacientes de hepatitis C en España, lo que refleja el "éxito del sistema pero el trabajo no está acabado", tal y como han reiterado los expertos durante el curso. La OMS tiene establecido el objetivo de la eliminación de la hepatitis C para el 2030 con una reducción del 90% de incidencia y una reducción de más del 65% de la mortalidad.

El caso español también ha sido analizado por Antons Mozalevskis, medical officer de la Organización Mundial de la Salud, que ha valorado especialmente los avances realizados en nuestro país siendo uno de los líderes en el proceso de eliminación de la hepatitis C, por detrás solamente de Islandia.

Mozalevskis ha indicado que "la hepatitis C es un problema de salud mundial con 300 millones de pacientes infectados -14 millones en Europa- y 1,3 millones de muertes al año. Además, 2,3 millones de personas en el mundo están coinfectadas de hepatitis C y VIH".

En este sentido, Del Amo ha recordado esta apuesta para 2030 y ha mencionado la necesidad de aprobar cribados poblacionales a nivel estatal para erradicar esta enfermedad. Para ello, ha comentado que hay una reunión convocada entre los directores del Plan, de la Comisión de Salud pública y miembros de otras instituciones y asociaciones, para abordar la mejor estrategia de cribado y consolidar la estrategia de eliminación.

En el mismo curso, representantes de sanidad del PSOE, PP y Ciudadanos han reclamado también una estrategia nacional para el diagnóstico y tratamiento de la hepatitis C que evite desigualdades entre comunidades autónomas en beneficio de los enfermos y que todas las regiones realicen el mismo cribado.

Miembros de las tres formaciones políticas han coincidido en la dificultad de implantar una estrategia común debido a las barreras existentes entre las diferentes comunidades autónomas y las diferencias de cribado entre las mismas, que perjudica a los enfermos.