Los directivos sanitarios también apuestan por un mayor porcentaje del PIB en Sanidad


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Sí, la Sanidad española es de las mejores, y eso lo reafirman cifras como que según el Índice de Bloomberg España tiene la sanidad más eficiente de Europa y la tercera del mundo tras Singapur y Hong Kong, en 2040 seremos el país con una mayor esperanza de vida. Sin embargo, los cambios demográficos como el aumento de la esperanza de vida, el aumento de pacientes crónicos y el impacto de mejores terapias con un mayor coste para los sistemas, supone que para conservar esta posición sea necesario hacer cambios de forma urgente.

Así lo han puesto de manifiesto desde la Sociedad Española de Directos de la Salud (SEDISA) en la Jornada Innovación en la Gestión de Servicios de Salud, celebrada en el Hospital Universitario Doctor Peset. En la misma, se han tratado temas como la inversión económica versus el valor de la innovación, el acceso a la innovación por parte de los pacientes, la desinversión en lo ineficiente para reinvertir en la innovación que aporte valor y medir la aportación de valor en resultados en salud, son solo alguno de los retos a los que se enfrentan los directivos de la salud y profesionales de la gestión sanitaria en el ámbito de la innovación.

Francisco Dolz, gerente del Departamento de Salud de Valencia –Doctor Peset y presidente de la Agrupación Territorial de SEDISA Levante  concluía al respecto que el Sistema Nacional de Salud necesita de cambios para conseguir una Sanidad sostenible, y que los más importantes han de ser “aumentar el porcentaje del PIB dedicado a salud, pero también adoptar medidas para que el sistema sanitario sea más eficiente”.

A este respecto, Joaquín Estévez, presidente de SEDISA y de la Fundación SEDISA, agregaba que “para que la incorporación de la innovación sea viable y ello fomente la sostenibilidad, hay que dotar al sistema primero de solvencia, con frecuencia, no se trata de invertir sino de estudiar y detectar bolsas de ineficiencia para poder reinvertir en lo realmente innovador en términos de calidad y sostenibilidad”.

La Ley de Contratación Pública y la innovación

Otro de los temas de interés fue como la nueva Ley de Contratación Pública está impactando en la innovación en el sector salud. Cabe recordar que la Ley contempla el procedimiento de asociación para la innovación, que permite explorar el mercado para fomentar y orientar la investigación y desarrollo tecnológicos para alcanzar productos finales adecuados a sus necesidades, configurándose como agentes promotores de la innovación.

Prueba de la preocupación que generó su entrada en vigor, las licitaciones publicadas en la Plataforma de Contratos del Sector Público se incrementaron exponencialmente los días anteriores a su entrada en vigor, hasta llegar a un 208 por ciento más el día anterior.

En palabras de Concepción Campos Acuña, Doctora en Derecho y Directiva Público Profesional, los retos más relevantes de esta Ley  en la Sanidad, pasan por la implantación de un nuevo modelo de contratación estratégica para la ejecución de las políticas públicas. De esta forma, “la debida utilización de la calidad-precio como criterio de adjudicación frente al anterior de la oferta económicamente más ventajosa, la aplicación de los criterios sociales, innovadores y medioambientales, la nueva regulación de los contratos menores, así como la simplificación y la contratación electrónica contribuirán positivamente a ello”.