Los directivos de la salud también tienen un papel clave en la gestión del trasplante de órganos


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Para que un trasplante sea un éxito influyen múltiples factores y también muchos actores, desde los profesionales especializados en esta área, a los propios pacientes y donantes, pasando también por la gestión de que el proceso sea un éxito. En este sentido, con motivo del Día Nacional del Trasplante, la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) ha querido poner en valor el papel de los directivos en este ámbito.

Según Joaquín Estévez Lucas, presidente de SEDISA, “de gerentes de hospital, directores médicos, subdirectores médicos, directores de enfermería, subdirectores de enfermería y directores de gestión económica, entre otros, dependen cuestiones asistenciales y no asistenciales tan relevantes en el sistema de trasplantes como la coordinación entre servicios y profesionales sanitarios, la disposición de habitaciones de aislados en los hospitales e incluso la reducción de la lista de espera en órganos”.

De esta forma, si bien normalmente no se reconoce la labor del directivo en ámbitos de éxito en gestión sanitaria, la realidad es que ejercen un papel fundamental y hacen frente a los grandes retos que la actualidad plantea: la cronicidad, la continuidad asistencial, la coordinación entre niveles asistenciales, la integración sociosanitaria las TIC y la mayor participación de los pacientes.

Cifras récord

Asimismo, desde SEDISA querían recordar durante 2018, el total de trasplantes y donaciones aumentó, alcanzando las cifras de 2.243 donantes y 5.314 órganos trasplantados. España lleva siendo líder mundial en donación y trasplantes durante 27 años consecutivos y ya supera los 114 trasplantes por millón de población, una cifra de especial relevancia que demuestra el elevado índice de trasplantes que existen en nuestro país.

Ante estas cifras,  el presidente de SEDISA añadía que el papel de los directivos “en la coordinación e impulso”, desde su perspectiva, “tiene mucho que ver con el éxito y las cifras obtenidas en 2018”.

De hecho, suscribiendo lo explicado por la ONT en relación a que los buenos resultados se explican en las medidas adoptadas por el sistema español de trasplantes para optimizar la donación de órganos, el Joaquín Estévez concluía  que “gran parte de ellas dependen en buena medida de la labor de los directivos, como la mayor colaboración entre las UCIS y el resto de servicios hospitalarios, especialmente las urgencias, y en general todas las unidades de críticos”.